null: nullpx

Para orientación católica, el presidente Biden debe confiar en los obispos de las Américas

"Lamentablemente, un lugar donde este liderazgo católico se ha quedado corto es en la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB, por sus siglas en inglés), cada vez más partidista y teológicamente promiscua. A medida que los estadounidenses enfrentan una serie de crisis morales urgentes, la USCCB eligió dar un paso más hacia la negación de la eucaristía a algunos de los fieles".
Opinión
Tom Perriello
Experto en justicia transicional, exdiplomático, excongresista y cofundador de FaithfulAmerica.org. Es director ejecutivo de Open Society Foundations.
2021-06-24T14:26:17-04:00
Comparte
El cardenal de Houston Texas, Daniel DiNardo, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos. Crédito: Getty Images

Fue tan solo hace dos años que Oscar Arnulfo Romero de El Salvador fue canonizado como santo por su trabajo luchando por los pobres. Su ejemplo como servidor, su martirio y su elevación profética de los más vulnerables estableció el estándar para mí como un joven católico en una diócesis de Virginia llena de sacerdotes enfocados en el sufrimiento que se vivía en Centroamérica. Hoy, su mensaje continúa formando mi carrera mientras lucho por paz y justicia.

Muchos de nuestros hermanos y hermanas en las Américas están sufriendo, y donde ese dolor es más punzante, siempre encuentro líderes laicos católicos y clérigos que viven el evangelio todos los días. Cuando he visitado la frontera entre Estados Unidos y México, he presenciado cómo la hermana Norma Pimentel presta servicio a los más vulnerables, al igual que mis viajes a áreas devastadas por los opioides han producido historias inspiradoras de la hermana Beth Davies que salva vidas y almas en los Apalaches. Soy testigo de que los obispos Gregory y Seitz usan su poder para exigir que valoremos las vidas de los afroamericanos y humanicemos nuestro sistema migratorio. Como “enviado especial” de Estados Unidos a la región de los Grandes Lagos de África, apoyé a los valientes obispos congoleños que arriesgaron todo para defender los derechos humanos y exigir elecciones constitucionales.

Lamentablemente, un lugar donde este liderazgo católico se ha quedado corto es en la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB, por sus siglas en inglés), cada vez más partidista y teológicamente promiscua. A medida que los estadounidenses enfrentan una serie de crisis morales urgentes, la USCCB eligió dar un paso más hacia la negación de la eucaristía a algunos de los fieles. Estos obispos, que se benefician de una garantía de por vida de vivienda, atención médica e ingresos, podrían haber utilizado su considerable poder para alentar a los políticos para que aprueben la agenda de dignidad humana del presidente Joe Biden que expande el cuidado infantil, el cuidado de las personas mayores y el apoyo a los trabajadores que cuidan de todos nosotros. En cambio, eligieron este ataque personal velado contra el presidente, un hombre de compasión, empatía, fe y vida tranquila.

Nada menos que una autoridad católica como el Papa Francisco les recordó que la comunión “no es la recompensa de los santos, sino el pan de los pecadores”. Pero su mensaje de compasión no fue rival para la arrogancia de los hombres que se creen más católicos que el Papa. La USCCB en su tiempo fue una voz líder para las familias pobres, inmigrantes y trabajadoras. Como ya no están arraigados en comunidades étnicas de inmigrantes, muchos obispos ahora responden a sus donantes corporativos conservadores, con poca exposición a las realidades que enfrentan las familias trabajadoras en los bancos de las iglesias.

Mientras la iglesia católica no está libre de pecado en América Latina (ni yo, en un día cualquiera), muchos de sus líderes católicos continúan usando su poder para ayudar a los pobres. Los obispos católicos de El Salvador, el país donde fue asesinado San Óscar Romero por apoyar a los pobres y vulnerables, también se reunieron recientemente. Eligieron adoptar una posición valiente contra la iniciativa del presidente Nayib Bukele de consolidar el poder y crear impunidad frente a la corrupción. También enviaron a la administración de Biden un mensaje claro de que las “pláticas firmes” en la frontera solo ayudan a los coyotes y a las pandillas a extorsionar a un precio más alto a los que están en mayor riesgo.

Esto ilustra la encrucijada moral en la que se encuentra la iglesia católica en los Estados Unidos. Los grupos de odio violentos amenazan a las comunidades negras, latinas y judías, y los líderes conservadores carecen del valor necesario para llamarle la atención a sus grupos. Las redes de propaganda y los algoritmos de Facebook presentan noticias falsas y temor para aumentar sus ganancias. Las mujeres y los niños se enfrentan a atrocidades al intentar escapar de la violencia y cruzar a un lugar seguro.

Una iglesia católica fuerte podría ser una voz a favor de la dignidad, la paz y la justicia. Pero primero debe recuperar la autoridad moral para ejercer esa autoridad. El primer paso podría ser que los obispos modelen su propia rendición de cuentas, pidiendo una comisión enfocada en encontrar la verdad en sus décadas de criminalidad y corrupción, así como los pecados de omisión por falta de valentía para desafiar estas fuerzas de odio y opresión, como sus hermanos católicos han hecho en tantas otras partes del mundo. A partir de los éxitos en las Américas, podrían demostrar que la fuerza proviene de la confesión, la penitencia y un compromiso consciente de mejorar.

Creciendo en Virginia en la década de 1980s, las parroquias de mi ciudad natal dedicaban sermones dominicales a las horribles atrocidades cometidas contra civiles inocentes, incluso monjas, en Centroamérica y sobre la complicidad de nuestro propio gobierno. Escuchamos sobre la pobreza extrema, con un mensaje claro de que el no dedicar nuestras vidas a abordar estas injusticias podría conducir a la condenación eterna. El poder de este mensaje le dio forma a mi carrera dedicada a la paz y a la justicia en todo el mundo. Este llamado eventualmente me llevaría a Honduras, Sierra Leona y Afganistán, así como a comunidades sufrientes en Estados Unidos. Esos principios fundamentales de fe, paz y justicia son lo que tanto nosotros como laicos como los líderes de nuestra iglesia debemos esforzarnos por alcanzar.

Para nuestros obispos estadounidenses vacilantes, oro por humildad, compasión y una fe completa. Rezo para que dediquen menos tiempo a debatir si creen que el presidente Biden es digno de recibir la comunión de ellos y, en cambio, tengan la humildad de preguntar qué pueden hacer para reconstruir la autoridad moral para ofrecernos la comunión a todos.


Nota : La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.


Comparte

Más contenido de tu interés