null: nullpx
Logo image
Canadá

Arrancados de sus familias y convertidos en conejillos de indias: los internados para niños indígenas en Canadá

El maltrato, el desarraigo, el daño físico e incluso la muerte no fueron los únicos padecimientos que sufrieron muchos niños indígenas en internados en Canadá, también fueron ratas de laboratorio para doctores que experimentaron con su nutrición.
18 Jul 2021 – 02:34 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Durante unos 150 años, niños indígenas de Canadá fueron arrancados de sus comunidades y llevados a estudiar a lejanos internados, en su mayoría regidos por la Iglesia Católica, Anglicana y otras, y apoyados por gobiernos locales y otras organizaciones. Allí se reportaron casos de maltratos, malnutrición, agresiones sexuales, explotación y muerte.

El objetivo era arrancarlos de su seno familiar, desnaturalizarlos de sus escencias e integrarlos a la sociedad canadiense y blanca. La Comisión de Verdad y Reconciliación (TRC), que investigó este pasaje de la historia canadiense, lo catalogó como un "genocidio cultural".

En mayo de este año, una fosa común con los restos de 215 niños nativos fue descubierta en un internado cerca de la ciudad de Kamloops, en la provincia canadiense de Columbia Británica, conmocionando al país. Algunos de los niños enterrados apenas tenían 3 años de edad.

Este jueves el grupo indígena tk'emlúps te secwépemc dio a conocer un informe que confirmó la existencia de esas tumbas y señaló que "es muy probable" que se encuentren más en otras partes.

También, en el mes de junio, el grupo indígena cowessess, en la provincia de Saskatchewan, en el oeste del país, anunció el descubrimiento de cientos de tumbas sin identificar de niños y adolescentes en los terrenos de la escuela residencial Marieval, que estuvo en funcionamiento entre 1899 y 1997, a unas 1,500 millas (2,500 kilómetros) al noroeste de Toronto.

En general, se han descubierto por el momento 1,275 tumbas sin identificar en todo el país, gracias al uso de un radar de penetración, informó EFE.

Ratas de laboratorio

Pero el maltrato, el desarraigo e incluso el daño físico, no fueron los únicos padecimientos que sufrieron muchos de estos niños, también fueron ratas de laboratorio para doctores que experimentaron con su nutrición, con una motivación racial.

Si bien investigadores dieron a conocer sobre estas prácticas desde hace casi una década no es hasta ahora, cuando el tema de los internados ha captado la atención de la comunidad internacional tras el hallazgo de centenares de cuerpos de niños indígenas, que este asunto está siendo divulgado de forma masiva.

En 2013, Ian Mosby, un historiador de la alimentación y becario postdoctoral de la Universidad de Guelph, en Ontario, reveló detalles de experimentos de nutrición realizados en unos 1,300 indígenas, de los cuales unos 1,000 niños, en seis internados entre 1942 y 1952.


Esos experimentos, carentes de toda ética médica, fueron llevados a cabo con apoyo del Departamento de Asuntos Indígenas de Canadá y conducidos por dos prominentes médicos: el doctor Percy Moore, superintendente de servicios médicos de la rama de Asuntos Indígenas y el célebre nutricionista Frederick Tisdall, expresidente de la Sociedad Canadiense de Pediatría y uno de los tres pediatras que desarrolló el cereal infantil Pablum en los años '30.

"En estos experimentos no se informó a los padres ni se obtuvieron los consentimientos. Incluso cuando niños murieron, los experimentos continuaron", asegura un artículo de Noni E. MacDonald, Richard Stanwick y Andrew Lynk, publicado en 2014 en Paediatric Child Health.

Según estas publicaciones, como parte de los experimentos, a los grupos de control y tratamiento de niños desnutridos se les negó una nutrición adecuada.


"En un experimento, el grupo de tratamiento recibió suplementos de riboflavina, tiamina y / o suplementos de ácido ascórbico para determinar si estos mitigaban los problemas; no fue así. En otro, a los niños se les dio una mezcla de harina que contenía tiamina, riboflavina, niacina y harina de huesos. En lugar de mejorar la nutrición, los niños se volvieron más anémicos, lo que probablemente contribuyó a más muertes y ciertamente tuvo un impacto en el desarrollo", continúa el artículo, que explica cómo, por ejemplo, a algunos grupos se les negó la atención dental para observar el estado de las caries y la gingivitis ante la desnutrición.

Según el artículo de Mosby, estos experimentos se efectuaron con la idea de que, entre una dieta adecuada y la educación recibida, se podía convertir a los pueblos indígenas en "activos más rentables" para Canadá.

Los efectos de la desnutrición

En un artículo publicada en el medio The Conversation, la investigadora y candidata doctoral en temas de nutrición, Allison Daniel, analiza el impacto a corto y largo plazo que tuvo la desnutrición para estos niños indígenas, empezando por haber sido una de las principales causas de muerte de estos menores en los internados, junto a los daños físicos, las enfermedades y el abandono, según un informe de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación.

Pero para los sobrevivientes la denutrición también tiene efectos importantes a largo plazo. Un ejemplo es el mayor riesgo a padecer enfermedades crónicas como la diabetes tipo 2. También puede provocar "cambios epigenéticos" que se transmiten luego de generación en generación.

"Los experimentos en las escuelas residenciales y en las comunidades han hecho que los entornos de atención médica sean lugares precarios y traumáticos para muchos pueblos indígenas y han llevado a un grado de escepticismo frente a las vacunas durante la pandemia de covid-19", concluyó Daniel. "Al mismo tiempo, persiste el estigma, la violencia y el racismo hacia los pueblos indígenas en estos contextos", añadió.

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés