null: nullpx

Su hija adoptiva desapareció en 2016: su cuerpo apareció quemado en el ático y están acusados de asesinato

El Departamento de Policía de Phoenix indicó que Maribel Loera, de 51 años, y a Rafael Loera, de 57, han sido imputados del asesinato en primer grado de Ana Loera, su hija de 13 años que fue vista por última vez en 2016 y cuyo cadáver estaba en el ático de su casa.
6 Abr 2021 – 09:19 PM EDT
Reacciona
Comparte
Cargando Video...

Dos padres adoptivos de Phoenix han sido acusados del asesinato en primer grado de Ana Loera, su hija de 13 años que fue vista por última vez en 2016 y cuyo cuerpo fue encontrado en el ático de su casa cuatro años después.

El Departamento de Policía de Phoenix indicó en un comunicado que los hechos sucedieron en 2020, pero no fue hasta el pasado viernes que los detectives de homicidios lograron desarrollar una causa probable para arrestar a Maribel Loera, de 51 años, y a Rafael Loera, de 57.

Además, aseguró que los cargos contra la pareja son “asesinato en primer grado, varios cargos de abuso infantil, ocultación de un cadáver e incendio provocado en una estructura ocupada”.


El 20 de enero de 2020 los oficiales respondieron a un llamado sobre una niña de 11 años -supuesta hermana menor de Ana- que se había quedado sola en casa de los Loera.

Dicha niña le contó a la policía “todos los actos de negligencia y abuso de sus padres adoptivos”, además de que les informó sobre una hermana mayor que había desaparecido en 2016. Esa misma noche la pequeña fue recogida por el Departamento de Seguridad Infantil (DCS, por sus siglas en inglés).

UPDATE TO HOMICIDE OF 13YO ANA LOERA. Homicide detectives worked tirelessly in reviewing evidence and have developed...

Posted by Phoenix Police Department on Friday, April 2, 2021

Una semana después, el DCS pudo rescatar a tres niños y una niña, algunos con signos evidentes de maltrato.

Una hora más tarde de este suceso, los bomberos de Phoenix recibieron una llamada de emergencia por un incendio en la casa, donde encontraron restos humanos dentro de los paneles de yeso de la vivienda, mismos que luego serían identificados como Ana Loera.

Si bien se desconoce la fecha exacta de la muerte de la niña de 13 años, la policía apuntó que, “según testigos, fue vista con vida por última vez en 2016”. La Oficina del Médico Forense dictaminó su muerte como un homicidio.


Si bien la policía pensó que el incendio fue provocado por Rafael para suicidarse, luego se supo que era para intentar deshacerse de los restos de la pequeña.

Según la cadena KIRO, en el interrogatorio de las autoridades Rafael aceptó que el cadáver pertenecía a Ana, la cual se había enfermado de gravedad en julio de 2017, aunque no decidieron llevarla al hospital hasta días después. La niña fallecería camino al centro de salud y decidió envolver en el ático.

En febrero de 2020, tanto Maribel como Rafael se declararon inocentes de los cargos iniciales en su contra, según AZCentral.com.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés