null: nullpx
Logo image
Donald Trump

Con las cortes en contra y más presión republicana, Trump da paso al proceso de transición aunque sin soltar sus demandas

El más reciente revés a los esfuerzos del Trump por resisir la transición se dio en Michigan, donde la junta electoral votó para certificar los resultados en ese estado. Luego, la Administración de Servicios Generales (GSA) informó al presidente electo, Joe Biden, que dio inicio a la transición. Sigue aquí lo último sobre las elecciones.
23 Nov 2020 – 08:10 PM EST
Comparte
Cargando Video...

Con la certificación de resultados en estado clave y una creciente presión de legisladores y voces de peso republicanas para que acepte su derrota, el presidente Donald Trump pidió este lunes a su equipo iniciar los protocolos de transición aunque sigue empecinado en desafiar en las cortes el triunfo electoral del presidente electo Joe Biden.

También este lunes, y tras semanas de demora, la Administración de Servicios Generales (GSA en inglés) dijo a Biden que había iniciado el proceso de transición y la junta electoral de Michigan votó a favor de certificar los resultados en ese estado.

Todo ello mientras senadores republicanos como Rob Portman, de Ohio, y Shelley Moore Capito, de West Virginia, se sumaron a las decenas de voces republicanas que han roto filas o se han distanciado de Trump y sus esfuerzos para deslegitimar el proceso electoral.

En una columna de opinión en The Cincinnati Enquirer, Portman se refirió al gobierno de Biden como un “posible evento” y dijo que se le debería de dar fondos al presidente electo para la transición de poder.

“En base a toda la información disponible ahora, ni el conteo final y legal de votos ni los recuentos han conllevado a un resultado diferente en estado alguno”, dijo Portman. “En otras palabras, la determinación inicial que muestra a Joe Biden con suficientes votos electorales para ganar no ha cambiado”, agregó.

Capito, por su parte, dijo en un comunicado que si bien Trump tiene el derecho de presentar demandas, “la elección de 2020 debe de acabar en algún momento”, reportó el diario The Washington Post.

Pero Trump considera que tiene espacio para continuar peleando los resultados con demandas en las que argumenta que hubo fraude, irregularidades y falta de transparencia, pero sin poder hasta ahora presentar evidencias de ello. En su anuncio sobre el pedido a su equipo para comenzar con pasos de la transición, por ejemplo, dijo que "continuará su buena batalla".

"¡Nuestro caso continúa FUERTEMENTE, seguiremos la buena batalla y creo que prevaleceremos! Sin embargo, para mejor beneficio de nuestro país estoy recomendando que Emily y a su equipo que haga lo que se tiene que hacer con relación a los protocolos iniciales, y le he dicho a mi equipo que haga lo propio", tuiteó el presidente en referencia a la decisión tomada por Emily Murphy, la administradora de la GSA.

Murphy es la encargada de firmar la carta que da paso a la transición, algo que suele ocurrie cuando los medios proyectan a un ganador pero en esta ocasión se demoró semanas después de las presidenciales del 3 de noviembre.

"Una vergüenza nacional"

Una de las críticas más fuertes a la renuncia del mandatario vino en la víspera de su cercano aliado Chris Christie, el exgobernador de Nueva Jersey. Criticando las teorías de conspiración que los abogados de Trump han promovido, el asesor del presidente dijo que su equipo legal es “una vergüenza nacional”.

“No podemos continuar cómo si aquí hubiera ocurrido algo que no ocurrió”, dijo Christie este domingo en el programa This Week, de ABC

Otros senadores republicanos que han reconocido la victoria de Biden o pedido a Trump que acepte su derrota son: Mitt Romney, de Utah; Susan Collins, de Maine; Lamar Alexander, de Tennessee; Marco Rubio, de Florida; y Lisa Murkowski, de Alaska.

“No he visto nada que pudiera cambiar los resultados (de la elección)”, respondió el senador John Cornyn, de Texas, cuando se le preguntó si Biden sería el próximo presidente, aludiendo al triunfo contundente de Biden sobre Trump.

Otros legisladores republicanos, como el representante John Shimkus, de Illinois, han resaltado la importancia de una transferencia pacífica de poder como uno de los pilares de la democracia estadounidense. “La transición pacífica de poder es señal para el mundo de la fuerza de la democracia y la resiliencia de nuestra república. Pese a que yo apoyé a su oponente, le deseo bien al presidente electo Joe Biden”, dijo Shimkus.

Con ellos han coincidido gobernadores republicanos como Phil Scott, de Vermont; Larry Hogan, de Maryland; Mike DeWine of Ohio; y Asa Hutchinson, de Arkansas.

“Es vital que todos nos enfoquemos en los problemas inmediatos y reales que enfrenta este país”, dijo el gobernador de Massachusetts, Charlie Baker, tras felicitar a Biden por su triunfo, aludiendo a la pandemia del coronavirus y a la crisis económica que vino con la crisis.

Asimismo, destacados republicanos como el expresidente George W. Bush y los exgobernadores John Kashich y Jeb Bush, de Ohio y Florida, respectivamente, quienes fueron rivales de Trump en la primaria presidencial republicana del 2016, también han reconocido la victoria de Biden o han pedido al presidente que permita la transición.

“Es tiempo de ir más allá de la política y avanzar para construir un Estados Unidos más fuerte”, dijo en un comunicado la esposa del difunto senador John McCain, Cindy McCain, quien fue una de las prominentes figuras republicanas que rompieron fila con su partido y apoyaron a Biden durante la elección.

Trump aún cuenta con un férreo apoyo

Pero si bien es cierto que senadores, representantes, gobernadores y destacadas personalidades republicanas han reconocido el triunfo de Biden, un nutrido grupo de legisladores y líderes del partido siguen apoyando al presidente u optado por el silencio.

El líder de la bancada republicana del Senado, Mitch McConnell, de Kentucky, dijo la semana pasada que habrá una transición “ordenada” de poder, pero no ha reconocido la victoria de Biden, reportó NBC News.

“Todo ocurrirá a tiempo, y vamos a juramentar al nuevo gobierno el 20 de enero”, dijo McConnell, quien ha defendido las demandas de Trump cuestionando los resultados de los comicios diciendo que el presidente tiene el derecho de presentar “cualquier evidencia” que pudiera hallar para defender su causa.

El líder de la bancada minoritaria del Senado, Kevin McCarthy, republicano por California, ha ido más lejos: diciendo que Trump ganó las elecciones y defendiendo los pedidos del presidente para detener el conteo de votos.

Otros influyentes senadores republicanos que no han reconocido el triunfo de Biden son: Lindsey Graham, de Carolina del Sur; Ted Cruz, de Texas; y Rand Paul, de Kentucky. Trump también es apoyado por la presidenta del Comité Nacional Republicano, Ronna McDaniel.

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés