null: nullpx
Guerra Rusia y Ucrania

Qué se sabe del incidente entre un dron de EEUU y un caza de Rusia en el Mar Negro y qué implica para las tensas relaciones entre Washington y Moscú

Aviones de combate rusos interceptaron y derribaron un dron de vigilancia estadounidense sobre el Mar Negro este martes. Uno de los caza de combate chocó con la hélice del artefacto no tripulado después de que ambos aviones arrojaron combustible sobre él. Esto es lo que se sabe.
Publicado 14 Mar 2023 – 08:58 PM EDT | Actualizado 16 Mar 2023 – 08:37 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

El derribo de un dron de Estados Unidos después de haber sido golpeado por un caza ruso se convirtió este martes en uno de los principales momento de tensión entre Washington y Moscú desde el inicio de la guerra entre Ucrania y Rusia.

La nave no tripulada, utilizada para labores de vigilancia, fue derribada por fuerzas estadounidenses tras haber sido golpeada en una hélice por un avión de combate ruso, según el Pentágono.

Los restos del dron cayeron sobre el Mar Negro y sobre aguas internacionales. Esto aumenta las preocupaciones sobre el destino de sus restos. Washington teme que Moscú consiga rescatarlos y, con ello, pueda acceder a información sensible sobre la tecnología usada en la nave de vigilancia.

Lo ocurrido agita aún más las tensiones entre las dos potencias, que desde la invasión rusa a Ucrania el 24 de febrero de 2022, han incrementado. El incidente causó una inusual protesta diplomática estadounidense y provocó un enfrentamiento –y versiones distintas– entre los dos países. Washington culpa a Moscú del incidente y viceversa.

Un portavoz del Pentágono dijo esta tarde que el Departamento de Defensa valora la posibilidad de desclasificar y difundir el video del incidente para aclarar dudas.


No está claro si la colisión fue accidental o intencional, pero tanto Washington como Moscú coinciden en que el avión ruso estaba tratando de interceptar el dron.

Esto es lo que se sabe.

¿Cuál es la versión de Estados Unidos?

El Pentágono y el Comando Europeo de Estados Unidos dijeron este martes que dos aviones rusos Su-27 arrojaron combustible sobre el dron MQ-9, que realizaba una misión de vigilancia de rutina sobre el Mar Negro, en espacio aéreo internacional.

Los estadounidenses sostienen que aviones rusos volaron alrededor y frente al dron en un lapso que duró entre 30 y 40 minutos.

Según su versión, uno de los cazas rusos “golpeó la hélice” del MQ-9, lo que obligó a fuerzas estadounidenses a derribarlo sobre aguas internacionales.

El general James Hecker, comandante de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos en Europa y África, aseguró que las maniobras del caza ruso “casi causaron” un choque entre las dos naves.

Por su parte, el portavoz del Pentágono, el general de brigada Pat Ryder, comentó que la colisión también dañó al avión de combate ruso, pero el SU-27 logró aterrizar, aunque no aclaró dónde.

El Pentágono subrayó que el dron volaba en un área “muy alejada” del territorio ucraniano, pero no proporcionó detalles específicos.

Un funcionario de defensa de Estados Unidos, que habló con la agencia AP bajo condición de anonimato, dijo que la nave sobrevolaba la coste oeste de Crimea, un territorio ucraniano anexado por Moscú en 2014 y que no ha sido reconocido como ruso por la mayoría de la comunidad internacional.

¿Cuál es la versión de Rusia?

El Ministerio de Defensa ruso afirmó que el dron estadounidense volaba cerca de la frontera rusa y entró en un área que el Kremlin declaró fuera de los límites.

El Ejército ruso dijo que envió aviones de combate para interceptar al dron y describió que “como resultado de una maniobra brusca” la nave no tripulada estadounidense “entró en un vuelo incontrolable, perdió la altitud y se desplomó sobre el agua”.

Rusia ha declarado áreas amplias cerca de Crimea como fuera del alcance de este tipo de vuelos. Desde la anexión de la península en 2014, y años antes de que Rusia invadiera Ucrania en febrero de 2022, Moscú ha denunciado que los aviones de vigilancia estadounidenses volaban demasiado cerca de sus fronteras, ignorando las advertencias del Kremlin.

Ambas potencias conducen este tipo de operaciones de forma rutinaria en este espacio aéreo, y ningún país del mundo puede reclamar límites en el territorio fuera de su propia frontera.

El ministerio ruso señaló que sus aviones se apresuraron a interceptar el dron, pero no usaron armas contra él ni lo impactaron, lo que contradice la versión estadounidense.

¿Qué es el dron MQ-9 Reaper?

El MQ-9 Reaper es un avión no tripulado de la Fuerza Aérea de Estados Unidos que es operado de forma remota por un equipo de dos personas.

La aeronave tiene una envergadura de 66 pies (11 metros), alcanza velocidades de más de 480 kilómetros por hora y puede transportar cargas de hasta 390 kilogramos. Incluye también equipo satelital.


Para controlarlo, es necesaria una estación de control terrestre. El equipo incluye un piloto calificado, responsable de controlar la aeronave a distancia, y un miembro de tripulación aérea capacitado para operar sus sensores y avisar de alarmas.

El MQ-9 fue usado de manera rutinaria en las guerras de Irak y Afganistán, tanto para labores de vigilancia como para conducir ataques aéreos.

Puede transportar hasta ocho misiles (guiados por láser), entre ellos los Hellfire, un misil aire-tierra capaz de destruir carros de combate a larga distancia, y tiene la capacidad de merodear sobre sus objetivos hasta por 24 horas.

La nave tiene 12 pies (tres metros) de alto, 36 pies (11 metros) de largo y pesa 4,900 libras (2,222 kilogramos). Puede volar una altitud de hasta 50,000 pies (unos 10,000 pies más que un avión comercial) y tiene un alcance de unas 1,400 millas náuticas (25,000 kilómetros, un poco más de la mitad del perímetro de la Tierra).

El Reaper, que comenzó a operar por primera vez en 2007, reemplazó a los drones Predator de la Fuerza Aérea. Cada Reaper cuesta alrededor de 32 millones de dólares.

¿Qué reacciones diplomáticas desató el incidente?

La ocurrido desencadenó una protesta diplomática de Washington.

El Departamento de Estado de EEUU convocó al embajador ruso, Anatoly Antonov, a una reunión con Karen Donfried, subsecretaria de Estado para Europea.

Nos estamos comunicando directamente con los rusos, de nuevo en los niveles superiores, para transmitir nuestras fuertes objeciones a esta interceptación insegura y poco profesional, que provocó el derribo del avión estadounidense no tripulado”, señaló el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price.

El portavoz de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby, afirmó que Estados Unidos “expresará nuestra preocupación por esta intercepción”.

El secretario de Defensa, Lloyd Austin, no había hablado con su homólogo ruso sobre el incidente, comentó Ryder, portavoz del Pentágono.

¿Habían ocurrido encuentros similares entre aviones rusos y estadounidenses?

No es la primera vez que un avión ruso vuela tan cerca de naves estadounidense sobre el Mar Negro y tampoco la primera vez que el Pentágono ha condenado públicamente estas acciones por considerar que pone en riesgo a las naves y sus tripulaciones.

En 2020, los aviones rusos cruzaron frente a un bombardero B-52 que volaba sobre el Mar Negro y se acercaron hasta 100 pies frente a la nariz del bombardero, causando turbulencias.

Los aviones rusos también han sobrevolado los buques de guerra estadounidenses durante los ejercicios en el Mar Negro.

En 2021, los aviones de combate rusos sobrevolaron al USS Donald Cook, un destructor de la Marina, que participaba en un ejercicio importante.

Hasta la invasión rusa de Ucrania el año pasado, los buques de guerra estadounidenses habían establecido despliegues más frecuentes en el Mar Negro en respuesta al ataque de Rusia en Crimea en 2014.

Loading
Cargando galería
Comparte