null: nullpx
Coronavirus

Más evidencia de secuelas a largo plazo: la mayoría de los hospitalizados por covid-19 siguen con síntomas seis meses después

El estudio más amplio hecho hasta la fecha en personas que fueron hospitalizadas -pero no ingresadas en terapia intensiva- asoma la posibilidad de que los síntomas persistentes no lleguen a desaparecer del todo en gran parte de estos pacientes.
16 Ene 2021 – 10:50 AM EST
Comparte
Cargando Video...

Los síntomas del covid-19 persisten por más tiempo y en una mayor proporción de gente de la que se esperaba. Dos tercios de los pacientes presenta secuelas seis meses después de la enfermedad, revela el mayor y más largo estudio hecho hasta la fecha en personas que fueron hospitalizadas, pero no requirieron de cuidados intensivos.

La investigación fue publicada en The Lancet y recoge los resultados del seguimiento a 1,733 pacientes que fueron dados de alta entre enero y mayo de un hospital de Wuhan China. Casi dos tercios de ellos seguían sufriendo de fatiga y debilidad muscular seis meses después. Otros reportaron síntomas como insomnio, depresión, ansiedad o capacidad pulmonar reducida. Las secuelas fueron ligeramente más frecuentes en mujeres que en hombres y la edad media fue de 57 años.

"Aun no sabemos cuánto tardan estos pacientes en recuperarse plenamente del covid-19 o si la recuperaciónn total es posible en todos los casos", insiste a StatNews Lixue Huang, coautor del estudio en cuestión.

En julio, una estimación de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC en inglés) indicaba que 1 de cada 3 personas tendría síntomas dos a tres semanas después de la enfermedad. La nueva investigación asoma la posibilidad de que estos síntomas no desvanezcan del todo a largo plazo y confirma lo que muchos médicos de cabecera están presenciando en sus consultorios.

El estudio “provee una confirmación sólida de lo que estamos viendo” y “muestra que una porción sustancial de la gente, mucho más grande de la que uno esperaría en la población general, exhibe síntomas que tienen un impacto”, dice al New York Times, Steven Deeks, profesor de medicina de la Universidad de California que lidera un estudio sobre los llamados long haulers del covid-19: personas que quedan con síntomas recurrentes o que sufren el llamado síndrome post-covid-19.

Personas con demencia, psicosis o aquellas que quedaron inmovilizadas por haber sufrido un accidente cerebrovascular, así como aquellas recluidas en ancianatos o que tuvieron que volver a ser hospitalizadas en los meses subsiguientes fueron excluidas de la investigación, lo que lleva a pensar que las secuelas podrían incluso ser peores de las registradas por el estudio.


Los participantes respondieron cuestionarios y fueron sometidos a pruebas de sangre y de esfuerzo, así como evaluaciones de la función pulmonar y resonancias magnéticas en algunos casos.

Quienes requirieron mayor suplementación con oxígeno al estar hospitalizadas obtuvieron puntajes por debajo de lo normal en la distancia que podían caminar durante 6 minutos. Como era de esperarse, la capacidad pulmonar de aquellas que enfermaron más severamente se vio más comprometida, pero 22% de los pacientes que pudieron respirar por su cuenta sin ayuda durante la hospitalización presentaron niveles reducidos de oxígeno en el flujo sanguíneo seis meses después.

Un 13% de los pacientes sin complicaciones renales durante la hospitalización tuvo una capacidad renal reducida meses después.

Michael Peluso, experto en enfermedades infecciosas de la Universidad de California en San Francisco, advierte al New York Times que el hecho de que estas personas fueron hospitalizadas durante el primer semestre de la pandemia cuando era poco lo que se conocía del manejo de la enfermedad y las potenciales terapias como la dexametasona o el remdesivir, puede jugar un factor en su pronóstico.

No solo en hospitalizados

Quienes han sido hospitalizados no son los únicos reportando síntomas residuales del covid-19. El fenómeno se ha visto en pacientes con cuadros leves que enfermaron y lograron “recuperarse” en casa. 60 de 100 pacientes analizados en un pequeño estudio observacional hecho en Alemania y publicado en JAMA tuvieron algún grado de inflamación coronaria tras recuperarse del covid-19. El 65% de ellos no requirió hospitalización durante la fase aguda de la enfermedad.

“Nuestros hallazgos revelan que hay afectación significativa cardíaca independientemente de la severidad de la presentación original de la enfermedad y que persiste más allá de la fase aguda”, se lee en las conclusiones.

En una encuesta hecha en Holanda a más de 1,600 pacientes con covid-19 que reportaban síntomas de largo plazo, 88% reportó fatiga intensa, 75% dificultad respiratoria persistente y 45% dolor en el pecho. El 91% de ellos no requirió hospitalización.

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés