null: nullpx
Salud Infantil

Muchos productos para dormir a los bebés que ves en las tiendas no son seguros: autoridades prohibirán su venta en 2022

En una esperada decisión tras numerosos reportes de incidentes y hasta muertes de infantes, una comisión aprobó una norma de seguridad para sillas reclinadas, moisés, camitas para el colecho y otros productos que se mercadean como la panacea para sueño profundo de los recién nacidos, pero que hasta ahora no estaban regulados.1 de cada 3 familias en EEUU tiene uno en casa.
9 Jun 2021 – 04:57 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Aunque parezca absurdo, varios productos para dormir a los bebés que ves en los anaqueles no son seguros. Que estén a la venta no sirve de garantía pues, debido a un vacío legal, hasta la semana pasada no estaban sujetos a ninguna regulación.

Gracias a una esperada nueva norma que emitió la Comisión de Seguridad para los Productos (CPSC por sus siglas en inglés), luego de que se reportaran cientos de incidentes y muertes de infantes, eso cambiará a mediados de 2022 cuando la regulación entre en efecto.


En el interín, los padres deberán mantenerse vigilantes y no confiarse de las promesas de marketing de numerosos productos inclinados para dormir o para el colecho, que se promueven como la panacea solucionar las noches de desvelos en esos primeros meses, pero son potencialmente peligrosos.

La decisión “asegura que cuando un producto vaya dirigido o sea mercadeado para dormir, de verdad será seguro para que el bebé duerma en él”, dijo el presidente del CPSC Robert Adler en un comunicado.

Eso evitará tragedias como la de Sara Thompson, cuyo hijo de 15 semanas murió en una Fisher Price Rock and Play Sleeper en 2011. “Si hubiera estado consciente del riesgo nunca hubiera optado por ese producto y hubiera usado estrictamente la cuna”, dijo a Consumer Reports. Este año escribió al CPSC instándolos a aprobar la nueva regulación. “Si no lo hacen, los bebés continuarán muriendo”, escribió en la carta según reportes del Washington Post.

Desde hamacas hasta camitas para el colecho

La lista de productos hasta ahora no regulados abarca desde los populares reclinadores o sleepers que se mecen, moisés, cunas portátiles compactas para los viajes, hamacas, camitas para el colecho ( in bed sleepers) y otros dirigidos a bebés menores de cinco meses.

La CPSC estima que 1 de cada 3 familias en Estados Unidos posee uno o más de ellos. De 2005 a 2019 hubo 1,108 incidentes y 73 muertes en productos inclinados para dormir a los bebés. Tan solo entre 2019 y 2020 la agencia recibió reportes de 254 incidentes, incluyendo 21 fatalidades, asociadas a estos productos.

Algunas marcas ya habían sido sujetas a retiros del mercado, como es el caso de la controversial y otrora popular silla Rock and Play Sleeper de Fisher Price, que ocasionó la muerte por asfixia de más de 30 bebés y que sirvió como detonante para que grupos de abogacía y entes como la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP por sus siglas en inglés) exigieran una regulación que aplicara a un rango más amplio de los productos, que hasta el momento se limitó a cunas y canastillas ( bassinetts) por definición, pero no a muchos productos que las empresas hábilmente calificaban con otros nombres como sleepers (dormidores) o soothers (calmantes).

“Cuando los padres compran un producto para su hijo, muchos asumen que si se vende en una tienda, debe ser porque es seguro usarlo. Trágicamente ese no es el caso”, declaró en esa oportunidad el presidente de la AAP, Kyle Yasuda.

Superficie plana, firme y sin mantas

La nueva norma ordena que cualquier producto que se mercadee para dormir a los infantes se adhiera a los estándares de seguridad que evitan el riesgo de sofocamiento o caídas: no tener una inclinación mayor de diez grados, firmeza en todos los costados (no pueden ser suaves o acolchados) y tener una altura de 7.5 pulgadas entre otros.

En sus recomendaciones para un sueño seguro, la Academia Estadounidense de Pediatría insiste que el bebé debe dormir solo, de espaldas, sobre una superficie completamente plana sin bumpers o cobijas.

¿Por qué necesariamente la superficie tiene que ser plana? Porque si la cabeza del bebé se va hacia adelante o el lado eso puede comprimir la tráquea y limitar la cantidad de oxígeno que recibe.

Productos que no se adhieran a la nueva regulación no podrán indicar que son para dormir, para las siestas o para los sueños del bebé. Tampoco podrán usar fotos o material que sugiera ese uso.

Las personas que tengan estos productos deben dejar de usarlos de inmediato y abstenerse de venderlos o donarlos a otros.

Pautas para un sueño seguro

Sigue estas recomendaciones de la Academia Estadounidense de Pediatría.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés