null: nullpx
Logo image
Pena de muerte

¿Inyección letal o silla eléctrica? Pronto ya no habrá opciones para los condenados en Carolina del Sur

En una votación 26 contra 12, la Cámara Alta del estado votó por un proyecto de ley para imponer la silla eléctrica como única opción para los reclusos en el corredor de la muerte. Ahora debe aprobarse en la Cámara Baja.
7 Mar 2018 – 04:28 PM EST
Comparte
Vista de una cámara de la muerte en una correccional de Ohio desde la sala de testigos. Crédito: Mike Simons/Getty Images

Tras años de escasez de una de las drogas de la inyección letal, el Senado de Carolina del Sur tomó una decisión sobre cómo deben morir los reclusos del corredor de la muerte en este estado: acordaron un proyecto de ley para exigir el uso de la silla eléctrica.

Las leyes de Carolina del Sur permiten a los condenados elegir entre esas dos opciones, inyección o silla eléctrica, desde 1995. Muchos de ellos optan por la primera y alargan un poco más sus días de vida.


La propuesta fue aprobada con 26 votos a favor y 12 en contra este martes y debe pasar otra votación el miércoles antes de que llegar a la Cámara Baja estatal, donde se espera que tenga menos oposición.

La droga que utiliza Carolina del Sur en la inyección letal se terminó hace algunos años y las compañías farmaceúticas se niegan a venderle el componente al estar en desacuerdo con que sea utilizado en ejecuciones y porque no quieren que sus marcas sean relacionados con estas noticias. Por eso, hay otro proyecto de ley en marcha –que incluso es apoyado por el gobernador Henry McMaster– con el que los legisladores procuran proteger los nombres de los fármacos.

Sin embargo, son varios los estados del país que tienen problemas para ser dotados por las farmaceúticas con las drogas de la inyección letal. En algunos casos, porque los químicos no funcionan y los reclusos sufren aún más durante la ejecución, algo con lo que las empresas proveedoras no quieren verse implicadas.

En este estado han sido ejecutados con silla la eléctrica más de 240 reclusos desde 1912, año en que se instauró como una forma de implementar la pena de muerte, según datos del Centro de Información sobre la Pena de Muerte, una organización que registra las ejecuciones en Estados Unidos.

Carolina del Sur no es de los estados que más impone la pena de muerte como sentencia. Desde 1985, la ha aplicado en 43 ocasiones, la última vez en 2011. Sus números están muy por debajo de otros estados como Texas, que desde 1982 tiene un registro de 548 reclusos ejecutados, una cifra que lo coloca a la cabeza de la lista.

Senadores como el demócrata Gerald Malloy se oponen al proyecto de ley que aprobaron sus compañeros. Asegura que espera las demandas de parte de los presos que fueron condenados a muerte cuando aún podían elegir entre la inyección letal y la silla eléctrica. Considera que volver a la silla eléctrica puede imponer una mayor carga en impuestos para los contribuyentes, porque al haber más posibilidades de éxito para la aplicación de esta pena, los fiscales empujarán por llevar a los presos a la muerte por electrocución.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés