null: nullpx
Visas

Gobierno centraliza recepción de formularios de visa U para víctimas de violencia

Las inmigrantes víctimas de violencia a partir de ahora deben enviar los formularios a una sola dirección y no dos, como indicaban las instrucciones del servicio de inmigración. A quienes no cumplan con este requisito les devolverán los documentos y deberán esperar más tiempo para recibir la 'green card'.
Publicado 20 Mar 2023 – 01:47 PM EDT | Actualizado 20 Mar 2023 – 01:47 PM EDT
Comparte
Default image alt
La visa U la utilizan personas víctimas de violencia doméstica. Crédito: Carl Court/Getty Images

Las inmigrantes víctimas de violencia doméstica o ciertos crímenes deberán, a partir de ahora, enviar los formularios de solicitud a una sola dirección y no dos, como indicaban las instrucciones del servicio de inmigración.

La Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) dijo este lunes que los formularios I-485 “basado en la clasificación de No Inmigrante U, solo deben ser enviadas al Centro de Servicio de Nebraska y no al Centro de Servicio de Vermont”.

El formulario I-485 se trata de la solicitud para registrar la residencia permanente (green card o tarjeta verde) por medio de un ajuste de estatus, explicó la USCIS.

La agencia federal dijo que a partir de ahora todas las solicitudes de visa U deben ser enviadas a la siguiente dirección postal:

Centro de Servicio de USCIS en Nebraska
Envíos a través del Servicio Postal de Estados Unidos (USPS):

USCIS
P.O. Box 87426
Lincoln, NE 68501-7526

Entregas de FedEx, UPS y DHL:

USCIS
P.O. Box 87426
Lincoln, NE 68501-7526

USCIS señaló que las solicitudes presentadas en el Centro de Servicio de Vermont deben estar selladas por el correo en o antes del 12 de abril de 2023.

Después de esa fecha, agregó, “rechazaremos y devolveremos toda solicitud, documentos de identidad, seguros y cualquier otra correspondencia a la dirección segura, dirección preferida o la dirección del abogado o representante acreditado si este tiene alguna dirección indicada en el Formulario G-28 que acompañe a la solicitud”.

Espera interminable

La centralización de la ventanilla de recepción de formularios I.485 para peticionarios de visas U, sin embargo, no acelerará el tiempo de espera de un visado, que en promedio bordea los 30 años.

Las esperas por una visa U es el caso más dramático de demoras que se registran en la USCIS. La base de datos de la agencia indica que al 30 de septiembre de 2022 tenía 314,834 solicitudes o formularios I-918 (de peticionarios principales de visas U) pendientes de aprobación, más 1,892 peticiones I-918 de familiares inmediatos, todas víctimas de actos de violencia.

La agencia demora en promedio unos 15 meses aprobar un formulario I-918. Una vez concluido este trámite, la víctima de violencia presenta el formulario I-485, de ajuste de estatus a residente legal permanente.

Al término del año fiscal 2021 la USCIS tenía un acumulado de 285,255 solicitudes I-918 de visas U. A principios de enero del 2021, cuando el presidente Joe Biden asumió el gobierno, el tiempo promedio de espera para la aprobación del formulario I-918 era de 61 meses (1,830 días o 5 años), tiempo durante el cual los solicitantes no solo quedaban a la deriva, sino que, además, no tenían autorización para trabajar legalmente en Estados Unidos.

La espera actual para recibir la visa U es de unos 30 años, teniendo en cuenta que el Congreso asignó una cuota anual de 10,000 cupos.

Historia de la visa U

La primera visa U se otorgó en 2007 al inmigrante de origen salvadoreño José Suárez, un residente del área de la Bahía de San Francisco, California, quien fue víctima de robo.

Suárez fue severamente golpeado durante un asalto en San Mateo. Su testimonio permitió a las autoridades capturar al agresor, quien fue juzgado y sentenciado. El inmigrante recibió la protección por colaborar con las autoridades y, a cambio, pudo legalizar su permanencia en Estados Unidos.

La agencia federal señala que las visas U están disponibles para víctimas de crímenes que han sido objeto de abuso físico o mental sustancial y que han accedido a ayudar a las agencias del orden público a investigar o procesar dichos delitos.

UCIS dijo el año pasado que una vez determina ‘buena fe’ en una petición de visa U a favor del peticionario principal, y este reciba la Acción Diferida U y el permiso de trabajo, “evaluará las peticiones de cualquier familiar calificado que viva en Estados Unidos.

La agencia advierte que un miembro de la familia calificado que vive en Estados Unidos no tiene garantía de ser un miembro de ‘buena fe’.

Respecto a cómo se establece la buena fe en una petición, el servicio de inmigración explica que se establece cuando un funcionario encuentra que:


  • El peticionario principal presentó correctamente el formulario I-918;
  • El peticionario principal incluyó una certificación de aplicación de la ley debidamente completada (Formulario I-918B U (certificación de estatus de no inmigrante);
  • El peticionario principal incluyó una declaración personal describiendo los hechos de la victimización; y
  • USCIS ha recibido los resultados de los controles de seguridad y antecedentes del peticionario principal basados en biometría.

Piden abolir requisitos de biometría

En febrero Univision Noticias reportó que un grupo integrado por cinco organizaciones nacionales de abogados pidió a la USCIS que elimine el requisito de biometría para solicitantes de visas tipo U y T (pata víctimas de tráfico humano) que se encuentren en el exterior.

“Les escribimos para dar seguimiento a solicitudes anteriores para eliminar las barreras a la recopilación de datos biométricos en solicitantes de visas tipo U y T en el extranjero”, se lee en una carta enviada al servicio de inmigración por el grupo que encabeza la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA), que cuenta con más de 17,000 socios a nivel nacional.

“Estas barreras impiden que los solicitantes de visas U y T completen sus solicitudes de visa y, como resultado, mantienen a las familias separadas y esperando en un limbo sin fin”, agrega.

Entre los eventos que agravaron la espera, además de la cuota y el año número de peticiones, se cuenta el cierre de consulados y embajadas por la pandemia entre los años 2020 y 2022.

Entre los argumentos que justifican la petición, los abogados mencionan que, si bien “actualmente algunos consulados pueden recopilar datos biométricos y completar adjudicaciones de visas, desafortunadamente otras sedes diplomáticas aún no han reanudado la biometría”.

“Los cierres de oficinas durante tres años dejaron a los solicitantes de visas U y T viviendo en el extranjero porque no pudieron completar sus solicitudes de visa por causas ajenas a su voluntad”, señalaron.

La lista de consulados con problemas para procesar datos biométricos incluye Ámsterdam (Países Bajos), Bridgetown (Barbados), Banjul (Gambia), Bogotá (Colombia), Dakar (Senegal), Guayaquil/Quito (Ecuador), Manila (Filipinas), Nueva Delhi/Mumbai/Chennai (India), San José (Costa Rica), Santo Domingo (República Dominicana), Bogotá (Colombia) y Tegucigalpa (Honduras).

La solución que da el grupo se resume en una sola: eliminar el requisito de biometría para los familiares de peticionarios de visas U y T que se encuentran en el extranjero.

Te puede interesar:

Cargando Video...
Para unos ganar la lotería es obtener millones, para otros es lograr una cita de inmigración
Comparte