null: nullpx
Logo image
Fuerzas Armadas

Hermana del soldado Enrique Román-Martínez: "Cuando se fue a servir al país estaba completo y ahora nos lo devuelven en pedazos"

El militar de 21 años, adscrito a la base de Fort Bragg en Carolina del Norte, desapareció el 22 de mayo mientras acampaba con otros soldados y su cuerpo mutilado fue hallado días después. Aún no hay detenidos por este caso.
20 Ago 2020 – 03:01 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Los restos incompletos del soldado hispano Enrique Román Martínez arribaron el miércoles 19 de agosto a la ciudad de Los Ángeles, donde lo esperaban su madre y sus hermanas.

La urna llegó procedente de la base militar de Fort Bragg en Carolina del Norte, donde prestaba sus servicios cuando fue hallado muerto.

" Fue muy triste ver el ataúd que solamente traía un pedazo de mi hermano. Es muy injusto lo que le pasó y queremos justicia y saber la verdad", dijo su hermana Griselda Martínez a Univisión Noticias, indicando que el fin de semana realizarán un acto fúnebre en la ciudad de Covina, donde Román Martínez será puesto en un mausoleo, ya que al estar la investigación abierta, no puede ser cremado.

Loading
Cargando galería

Junto a su familia también estaba el grupo denominado 'Patriot Guard Riders', cuyos miembros asisten a los funerales de los miembros del Ejército de Estados Unidos, así como algunos líderes políticos de California.

"En nombre de nuestra comunidad y como madre Blue Star, estoy en LAX con la familia del soldado especialista Enrique Román-Martínez para rendir homenaje a nuestro héroe mientras recibe un regreso de honor liderado por militares. Juntos recordamos a un joven con gran personalidad y continuamos la búsqueda de #JusticeForRoman", dijo en una publicación en sus redes sociales, la representante a la Cámara por California, Norma Torres.

"Mi hermano no sufría de depresiones, ni se quitó la vida"

La semana pasada, la familia de Román-Martínez fue llevada a la base de Fort Bragg en Carolina del Norte, donde se le rindió un homenaje póstumo. Allí las autoridades de esta guarnición les prometieron que se hará justicia por su muerte.

"Nos pidieron paciencia, algo que estamos perdiendo, porque es muy difícil saber que después de casi tres meses aún no se tenga a nadie detenido por la muerte de mi hermano, especialmente cuando se sabe que había otras 7 personas acampando con él el día de su desaparición", dijo Griselda Martínez.


Martínez negó que su hermano sufriera de algún problema de salud mental, algo que ella había escuchado dentro de la base militar.

"Creo que algunas de esas 7 personas que estaba con mi hermano, han sugerido que él pudo haberse suicidado, pero nosotros sabemos que no es así. La última vez que hablé con él, me dijo que quería ponerse a estudiar y hablamos de muchos planes para el futuro. Era un muchacho lleno de alegría, un joven muy feliz", señaló Martínez.



"No entiendo cómo pueden dormir esas 7 personas sabiendo que se cometió un asesinato tan macabro y que hay una familia sufriendo", dijo Martínez.

¿Cómo desapareció Román-Martínez?

Enrique Román-Martínez, un paracaidista especializado del Ejército de Estados Unidos, desapareció el pasado 22 de mayo mientras acampaba con al menos 7 soldados en el parque Cape Lookout National SeaShore, a unas 200 millas de la base militar donde prestaba sus servicios.

Los soldados decidieron ir hasta aquel sitio, a unas 4 horas y media de distancia de Fort Bragg, para pasar el fin de semana de Memorial Day.

Según la versión de los soldados que lo acompañaban, Román-Martínez fue visto por última vez el 22 de mayo alrededor de la medianoche, hora en la que según ellos, todos se fueron a dormir dentro de sus carpas.

Su teléfono celular y su billetera fueron encontrados en el campamento.

Pero no fue sino hasta las 7 de la noche del día siguiente (23 de mayo), que los otros soldados llamaron al 911 para reportar la desaparición de Román-Martínez, un hecho que aún resulta sospechoso para sus familiares.

Según Griselda Martínez, hermana del soldado, el grupo que lo acompañaba se había encontrado ese día con guarabosques del parque nacional, pero en ese momento no dijeron nada sobre su desaparición.

Esta versión fue confirmada por B.G Horvart, el oficial de información pública de Cape Lookout.

Hasta donde yo sé, los guardabosques se encontraron con el grupo antes de la llamada a la policía. En ese momento nadie dijo nada sobre el soldado desaparecido", señaló Horvart.

Sin embargo, durante la comunicación telefónica con el 911, la persona que llama dice que habían estado buscando guardabosques todo el día o a cualquier autoridad que les ayudara.

Inmediatamente las autoridades comenzaron la búsqueda, pero no fue hasta el 29 de mayo cuando se encontraron partes de un cuerpo humano flotando en la isla de Shackleford Banks, en la Costa del Parque Nacional de Cape Lookout.

Debido a la descomposición de los restos desmembrados, hubo que hacerle una identificación del registro dental. Fue entonces en ese momento cuando se confirmó que sí se trataba del soldado Román-Martínez.

Ofrecen $25,000 por información

La base militar de Fort Bragg ha indicado que el Ejército de Estados Unidos está ofeciendo una recompensa de 25,000 dólares por información creíble que lleve al arresto de los responsables por el homicidio del soldado especialista Enrique Román-Martínez.

The Army is now offering a reward of $25,000 for credible information leading to the apprehension and conviction of the person responsible for the homicide of Spc. Enrique Roman-Martinez.

Posted by XVIII Airborne Corps and Fort Bragg on Wednesday, July 15, 2020

El soldado, de la ciudad de Chino, en California, ingresó al Ejército de Estados Unidos en septiembre del 2016, donde asistió a una escuela aerotransportada en Fort Benning, Georgia. En marzo del 2017 fue asignado como paracaidista en la base militar de Fort Bragg en Fayeteville.

Un mensaje a las familias de soldados de EEUU

Román-Martínez no es el único caso de soldados activos que han sido hallados muertos este año, razón por la que su hermana Griselda Martínez piensa que todas las familias de militares deben tomar las precauciones que ella no tuvo.


"Cuando nos avisaron que mi hermano estaba desaparecido, nosotros no sabíamos quiénes eran sus supervisores, ni cómo se llamaban los soldados que compartían con él. En este momento donde hay tantos problemas dentro del Ejército es importante que las familias sepan los nombres de los sargentos de sus hijos y los de sus compañeros. De esa forma no comienzan a ciegas un proceso que de por sí es horrible", dijo.

Cargando Video...
En emotiva vigilia, familiares y amigos piden justicia para el soldado hispano Enrique Román Martínez
Comparte
RELACIONADOS:Fuerzas ArmadasCrímenes

Más contenido de tu interés