null: nullpx
Cargando Video...

Familia inmigrante dice haber vivido en el purgatorio tras meses en un campamento para solicitantes de asilo

Ellos cuentan su experiencia luego de tratar de entrar a Estados Unidos de manera legal. Más noticias aquí.
27 Jun 2021 – 08:06 PM EDT
Reacciona
Comparte

que vinieron a estados unidosbuscando asilo, permanecieronpor largos meses bajo diícilesla frontera, pareciera que lapaciencia y el sacrificio paraentrar legalmente al pís,esta es la historia de lo quepara algunos padres e hijosfue un purgatorio.mi nombre es josé rolando,soy de honduras e inmigrante enel campamento de matamoros.yo soy originaria dehonduras y actualmente estoyaqí con familia.tambén estoy con mi esposojosé.josé: decií salir de mi píspor amenazas de muerte, matarona una ía y a su esposo.pude sentir el temor de loque iba a pasar conmigo con íesposo y con mis tres hijos queson menores de edad.josé: tardamos desde hondurasde matamoros, al llegar alcampamento, las autoridades deestados unidos nos dijeron queíbamos al campamento y queíbamos a esperar el proceso enéxico.éxico decidó hacer uncampamento a la orilla del íoy aí fue como crecó elcampamento de migrantes de todacentroaérica, tambén de todoslos píses.empezamos de la nada, óloveíamos con nuestra propiaropa y algo de documentos.yo peía con mis hijas ypude reunir un dinero paracomprar una carpa de campaña yaí fue como tuvimos la primercarpa de campaña para quenuestros hijos puedan estaradentro.bueno, para principios demarzo 12 comenó la pandemia anivel mundial, todos esábamoscon miedo, los perjudió muchoa nosotros, porque la fronteraestaba cerrada y estuvieroncerrada por mucho tiempo yprecisamente teíamos una citapara ir a nuestras cortes,cerraron las cortes en lasfronteras y no pudimos ir a lacita, vimos que las autoridadesestaban en nuestra contra.son lugares que no esánadecuado para que vivan losseres humanos.no es tan ácil soportar tantosufrimiento.esa vez nacó un beé en eselugar frente a nosotros.el padre de la beé quenacó comoél cuenta quellamaron a la ambulancia yéldijo que no recoían ainmigrantes.mientras una persona no pasepor momentos de eso, jaás sepodá imaginar por qé uno comopadre toma ese riesgo.y la verdad es que no mearrepiento de haberlo hecho,jaás me voy a arrepentir.mi familia y yo estuvimos 21meses en el campamento demigrantes de matamoros, hubo unmomento en el que perdimos laesperanza, pero nunca perdimosla fe.el 26 de febrero a esos las7:00 a.m., nos dan la noticiade que estados unidos nospermitó pasar.estamos muy alegres,primeramente con dios, porquenos dieron la noticia de quenos vamos mañana.pasamos el puente y seníamoscomo que era un sueño.solamente entregamos losdocumentos, nos tomaron lashuellas y nos tomaron fotos yápido salimos de ese lugar,nos subieron a un autoús yeste autoús nos lleó a lacentral de autobuses debroadway y aí quedamos libres.quedamos impactados de ver laciudad.aeropuerto de san francisco, yotodo lo senía con el llegamosa ese lugar que era un sueño.en lo que esán viviendoactualmente mis tres hijos,ahora puedo ver que ellossoníen y que son felices en sunuevo hogar.puedo decir que hoy si puedodormir tranquila y en paz ysaber que való la pena habersufrido tanto, haber pasadotantas dificultades para llegar