null: nullpx
Coronavirus

Panel de expertos pospone una decisión sobre la vacuna de Johnson & Johnson y se mantiene la pausa

El panel asesor en prácticas de inmunización se reunió un día después de que las autoridades sanitarias de EEUU recomendaron pausar temporalmente la administración de esta vacuna, mientras evalúan apropiadamente la información disponible sobre los raros casos de coágulos de sangre en seis personas que recibieron la vacuna.
14 Abr 2021 – 05:43 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Expertos independientes acordaron este miércoles evaluar más a profundidad los raros casos de coágulos de sangre desarrollados por seis personas entre las casi 7 millones que han recibido la vacuna de Johnson & Johnson en Estados Unidos, para entonces recomendar a las autoridades federales cómo proceder con la administración de este antídoto.

El panel asesor en prácticas de inmunización (ACIP en inglés) se reunió de emergencia un día después de que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomendaron pausar temporalmente la administración de esta vacuna para analizar estos inusuales casos, similares a los registrados en Europa con la vacuna de AstraZeneca.

Los expertos independientes evaluaron dos preguntas clave: si tenían la información disponible para hacer recomendaciones para excluir a grupos por edad o factor de riesgo de la vacuna de Janssen y si consideraban pertinente realizar una recomendación de forma general con la información disponible.

Y, tras la discusión pública, consideraron que se debe tener más información disponible antes de decidir cómo proceder con la administración de esta vacuna y reunirse nuevamente en entre siete a 10 días. En parte porque hay personas que recibieron la vacuna recientemente y aún están dentro del período en que podrían desarrollar los "extremadamente raros" coágulos, dijeron durante la reunión. No hubo una votación ni una recomendación oficial.

"Desafío"

Sin embargo, algunos de los expertos enfatizaron que la pausa de esta vacuna de una sola dosis supone un desafío para inmunizar a las personas en comunidades vulnerables y personas a las que se les ha dificultado recibir el antídoto.

La recomendación inicial de pausar la administración de esta vacuna se debió principalmente a que las seis mujeres que desarrollaron los coágulos del tipo 'trombosis de senos venosos cerebrales' —una cantidad ínfima de 0.87 casos por cada millón de personas que han recibido este antídoto— presentaron también un bajo nivel de plaquetas en sangre o 'trombocitopenia', un cuadro que requiere un tratamiento diferente al usado habitualmente con los coágulos.

Por ejemplo, la heparina, ampliamente utilizada en casos de coágulos, puede ser adversa si se recurre a ella en un paciente con bajos niveles de plaquetas, clave en la coagulación de la sangre, dijeron las autoridades.

"No traten con heparina a un paciente con un evento de trombosis y trombocitopenia que haya recibido la vacuna de Janssen contra el covid-19 salvo que la prueba HIT (trombocitopenia inducida por la heparina) dé negativo", leyó la presentación de los CDC durante la reunión de emergencia.

Sin embargo, una de las preguntas hechas durante el encuentro virtual se enfocó precisamente en cuán disponible están esas pruebas en los centros de salud más pequeños que un hospital.

Las seis mujeres tienen de 18 a 48 años y desarrollaron los síntomas entre seis a 13 días después de haber sido inmunizadas con la vacuna de J&J. El síntoma más común en ellas fue dolor de cabeza, pero también tuvieron dolor abdominal y de pierna, de acuerdo a una presentación mostrada durante la reunión.

No han registrado casos como estos con las vacunas de Pfizer y Moderna

En su presentación ante el panel de expertos, los CDC dijeron que no han registrado casos de 'trombosis de senos venosos cerebrales' en personas vacunadas con los antídotos de Pfizer. Sí ha habido 3 reportes con la vacuna de Moderna, pero no lo consideran casos similares porque en ellos las personas arrojaron niveles normales de plaquetas en sangre.

Pero, en conclusión, no han registrado casos como los reportados con la vacuna de J&J en las 182 millones de dosis de Pfizer y Moderna que han sido administradas en Estados Unidos.

"Una trombosis usualmente no se da con la presencia de niveles bajos de plaquetas. Estos casos son atípicos y consistentes con los casos observados tras (la administración de) la vacuna de AstraZeneca contra el covid-19", leyó la presentación. Ambas vacunas están basadas en adenovirus, a diferencia de las de Pfizer y Moderna que son vacunas de ARN mensajero.

Los expertos de los CDC también consideraron que el sistema para detectar estos casos, el Vaccine Adverse Event Reporting System, funcionó de forma apropiada y pidieron a los proveedores de salud utilizarlo en medio del masivo esfuerzo de vacunación en el país para frenar la pandemia del coronavirus.

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés