null: nullpx
Coronavirus

Estudio revela que la vitamina C y el zinc no funcionan contra el coronavirus

Ni siquiera en dosis elevadas estos suplementos lograron reducir los síntomas o la duración de la enfermedad, e incluso generaron molestos efectos secundarios en algunos pacientes, revela un ensayo clínico.
22 Feb 2021 – 03:41 PM EST
Comparte
Cargando Video...

La promesa ciertamente era atractiva: suplementos de vitamina C y zinc ampliamente disponibles y baratos capaces de aliviar los síntomas del covid-19 y acelerar la recuperación. También lo suficientemente lógica como para que mochos pacientes se animaran a tomarlos, pero un estudio realizado por la Cleveland Clinic y publicado en días recientes acaba de desplomarla: no sólo concluye que son poco efectivos, sino que además pueden generar molestos efectos secundarios.

Se trata del primer ensayo clínico randomizado que indaga al respecto y, tan contundentes fueron sus hallazgos, que lo suspendieron antes de lo previsto porque no tenía sentido continuarlo.

“Desafortunadamente estos dos suplementos no hacen honor a su fama”, dicen Erin Michos, del John Hopkins, y Miguel Cainzos Achirca, del Houston Methodist, en una editorial que acompaña el estudio.

214 adultos que se recuperaban en casa del covid-19 participaron en la investigación. De ellos, tres grupos de participantes recibieron bien fuera uno de esos suplementos (59 miligramos de glutamato de zinc u 800 gramos de ácido ascórbico/vitamina C) o ambos; mientras que un cuarto grupo no recibió ninguno y simplemente se apegó al protocolo tradicional que se limita a recomendar a los pacientes enfermos con covid-19 hidratación, descanso y analgésicos.

Los resultados arrojaron que ni el zinc, ni la vitamina C, ni una combinación de ambos suplementos redujeron la intensidad o duración de los síntomas del covid-19. Por el contrario, en muchos casos generaron efectos adversos como náuseas, diarrea y malestar estomacal, que fueron reportados en mayor cantidad en el grupo de pacientes que recibieron los suplementos en contraste con aquellos que no los recibieron.


“Muchos consumidores de ácido ascórbico y zinc suelen consumir dosis significativamente más bajas de estos suplementos, así que el hecho de que incluso en altas dosis no hubiera beneficios sugiere claramente que no son eficaces”, advierten los autores en el estudio publicado en JAMA Network.

“Cuando comenzamos este ensayo clínico no había investigaciones que apoyaran el uso de terapias suplementarias para el tratamiento o prevención de pacientes con covid-19. A medida que vimos la pandemia expandirse por el mundo, infectando y matando a millones, la comunidad médica y los consumidores apostaron a usar suplementos que creían podían posiblemente prevenir la infección o aliviar los síntomas, pero la ciencia se está poniendo al día. Aunque la vitamina C y el zinc probaron ser inefectivos como tratamiento, el estudio de otras terapias continua”, dijo el investigador a cargo del estudio, Milind Desai, del Instituto Vascular y Toráxico de la Clínica de Cleveland.

Antecedentes prometedores

Hay evidencia limitada de que el zinc y la vitamina C pueden ayudar a reducir la duración de los síntomas del resfriado común y la severidad de sus síntomas, pero, a juzgar por este estudio, estos beneficios no son extrapolables al covid-19.

Existen otros ensayos clínicos en curso en EEUU y China que exploran si la vitamina C suministrada por vía intravenosa puede ayudar a los pacientes hospitalizados con covid-19. Otros indagan en si estos suplementos ayudarían a prevenir el contagio.

En una publicación dirigida a los consumidores y titulada: ¿Deberías tomar un suplemento durante la pandemia?, el Centro Nacional de Medicina Integrativa y Complementaria de los Institutos Nacionales de la Salud, advierte que “a menos de que tengas una deficiencia, tomar más vitaminas y minerales no aumentarán tu inmunidad”.

Es la misma postura del inmunólogo Jesus Gil Pulido, del Instituto de Biología Molecular en Alemania y autor del blog InmunoNews, para quien la compra de este tipo de suplementos no tiene sentido y “casi con total seguridad no arrojará ningún beneficio clínico”.

“Por lo general, los niveles de vitaminas en la población suelen estar más o menos dentro de los rangos normales (exceptuando personas con patologías o deficiencias), por lo que la suplementación va a suponer una pérdida económica”.

Según explica Gil Pulido a Univision Noticias, cuando los nutrientes están en rangos normales, el organismo expulsa el exceso, por lo que cualquier efecto adicional quedaría anulado. Lo que, en su criterio, no se descarta es que un exceso de suplementación acarree efectos secundarios temporales como problemas digestivos.

En los lineamientos de tratamiento contra el covid-19, los Institutos Nacionales de la Salud (EEUU) dicen que hay data insuficiente para recomendar o desaconsejar el uso de vitamina C en pacientes enfermos con covid-19. En el caso del zinc, dan un paso más allá y desaconsejan consumirlo por encima de los niveles diarios recomendados a menos de que se participe en un ensayo clínico.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés