null: nullpx
Donald Trump

Qué son los 'rayos de calor', el arma que fuerzas federales consideraron usar contra manifestantes en Washington DC

Cuando toca la piel, produce una sensación de ardor intolerable, muy dolorosa, como que quemara la piel, pero sin causar quemadura. Te explicamos esta tecnología que nunca se ha usado por consideraciones éticas.
17 Sep 2020 – 04:44 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

El mayor de la Guardia Nacional Adam D. DeMarco reveló ante un comité del Congreso que funcionarios federales consideraron usar un arma de ardor intenso en la piel contra los manifestantes que protestaron afuera de la Casa Blanca hace tres meses, cuando fueron dispersados a la fuerza para que el presidente Donald Trump luego saliera a una iglesia cercana para tomarse una foto sosteniendo una Biblia.

¿Qué arma es esa y cómo funciona? ¿Qué daños causa y que tan peligrosa es?

El arma se llama en inglés Active Denial System (ADS) y usa una tecnología de “rayos de calor” que cuando toca la piel produce una sensación de ardor muy dolorosa, como si la quemara.

Un reportero que se ofreció de voluntario para sentir los efectos del arma dijo en 2007 que el dolor era “intolerable”.

Parecía como si hubiera abierto un horno y hubiera puesto mi cara muy cerca y me hubieran golpeado contra un muro de calor abrasante”, reportó Philip Sherwell en The Sunday Telegraph.

Spencer Ackerman, de Wired, reportó cinco años después que parecía que lo habían expuesto a un “horno ardiente”.

El arma parece una antena satelital de televisión y generalmente es montada sobre un vehículo. Fue diseñada por las fuerzas militares estadounidenses para usarla en personas y hacerles sentir que les quema la piel cuando están a cierta distancia de los rayos invisibles, reportó The Washington Post.

Descartada

La tecnología fue creada en la década de 2000 para dispersar a muchedumbres, pero fue descartada debido a preocupaciones sobre su efectividad, seguridad y cuestionamientos éticos sobre su uso en personas, agregó el periódico.

El dolor del impacto de los rayos de calor en la piel pasa rápidamente, pero esa es precisamente la meta del arma, agrega el diario. Las fuerzas militares nunca la han usado, aunque han invertido millones de dólares para convertirla en una alternativa menos letal para controlar muchedumbres.

Los efectos del arma provienen de un girotrón, fuente de radiación de microondas de alta frecuencia e intensidad que generalmente tiene una potencia de cientos de kilovatios, equivalentes a cientos de microondas de cocina y una frecuencia de alrededor de 100 gigahertz, parecida a una frecuencia mil veces más alta que la transmisión radial.

El girotrón crea calor emitiendo energía a través de un campo magnético, al igual que un microondas. El arma genera ondas milimétricas que sólo penetran 1/64 de pulgada en la piel – lo suficiente como para causar dolor sin causar quemaduras.

“Es el tipo de dolor que uno siente cuando se quema”, dijo Rich García, portavoz del Laboratorio de Investigaciones de la Fuerza Aérea en Nuevo México a The Associated Press. “Pero no es lo suficientemente intenso como para causar daños”.

El Pentágono develó el prototipo del arma en 2001, según AP. Oficiales de las fuerzas armadas de EEUU objetaron su uso en la guerra de Irak en 2007 diciendo que no la habían probado lo suficiente. Tras el escándalo de abuso de prisioneros en la cárcel de Abu Ghraib, altos funcionarios también se opusieron a su uso argumentando que podría ser considerada un arma de tortura, reportó el Post.

En 2010 fue enviada a Afganistán pero la retiraron semanas después y nunca se usó. En 2018, The New York Times reportó que el gobierno de Trump sopesó usar el arma en migrantes en la frontera con México, pero la entonces secretaria de Seguridad Nacional Kirstjen Nielsen rechazó la idea.


Aun así, funcionarios federales preguntaron si el mayor Adam D. DeMarco dijo que funcionarios federales preguntaron por el arma a principios de junio, antes de que los manifestantes que protestaban pacíficamente afuera de la Casa Blanca fueran dispersados a la fuerza con gases lacrimógenos.

El arma “puede dar a nuestros agentes la capacidad que ahora no tienen, la habilidad de tratar de llegar y alcanzar posibles adversarios a más allá de un brazo pequeño de distancia, y de manera segura, efectiva, y no letal”, dijeron por ese entonces funcionarios en un correo electrónico en el que DeMarco está copiado.

“El ADS puede hacer que una persona cese su comportamiento amenazante de inmediato o se marche por la aplicación de un rayo de energía dirigido hacia ellos que les da la sensación de ardor intenso sobre la piel. El efecto es sobrecogedor y causa repulsión en el blanco”, agrega el correo.

“No hay nada de rutinario preguntar por la disponibilidad de un rayo de calor para ser usado contra ciudadanos estadounidenses que estaban ejerciendo los derechos que tienen conforme a la Primera Enmienda”, dijo David Laufman, abogado que representa a DeMarco.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés