null: nullpx

¿Qué contiene ese informe de inteligencia que Trump no quiere leer a diario?

Aunque el presidente electo se considera "una persona inteligente" que no necesita recibir a diario lo que las agencias quieren reportarle, estos informes le dan al jefe de Estado la última actualización sobre inteligencia nacional e internacional que pueden evitarle "errores muy graves".
13 Dic 2016 – 08:11 PM EST
Comparte
El logo de la CIA en el lobby del edificio central en Langley, Virginia. Crédito: SAUL LOEB/AFP/Getty Images

Durante más de 50 años ha sido una tradición en la Casa Blanca que el presidente y un pequeño grupo de altos funcionarios reciban un breve reporte de inteligencia diario con contenido altamente clasificado.

Lo mismo aplica para el ganador de la elección presidencial, en este caso Donald Trump, quien durante el período transición y como un modo de empezar a prepararse para el mundo al que se enfrentará en el Despacho Oval, tiene acceso a esos informes de inteligencia.

Pero Trump, desafiando todas las convenciones, se ha negado a recibir el reporte diario bajo el argumento de que es "una persona inteligente" y que "no me tienen que decir lo mismo en las mismas palabras todos los días durante los próximos ocho años. Podrían ser ocho años, pero ocho años, no necesito eso", le dijo a Chris Wallace en Fox News Sunday.

Qué es ese documento

El informe que le entregan cada mañana al presidente (y al presidente electo en este caso) a las 7:45 am es compilado por el director de Inteligencia Nacional (cargo que hasta el final del mandato de Obama ocupa James Clapper), cuya oficina está encargada de fusionar la inteligencia que producen la CIA, la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA), la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y otros miembros de la comunidad de inteligencia.

Es un análisis de alto nivel sobre puntos calientes a nivel global y amenazas a la seguridad nacional. En la actualidad, por ejemplo, podrían estar enfocados en el conflicto sirio, la lucha contra el Estado Islámico o las maniobras geopolíticas de China en el Sudeste asiático. El contexto son los objetivos de política exterior de EEUU.

Los dichos de Trump sobre este reporte podrían ser un pantallazo sobre cómo él ve a la comunidad de inteligencia a la que ha cuestionado durante la campaña y también por estos días al rechazar los informes de la CIA que, según reportes, han determinado que Rusia interfirió en el proceso electoral de EEUU en su favor. "Es ridículo", aseveró.

Esas mismas agencias son las que compilan los análisis en este documento secreto: "el documento más estrictamente controlado del mundo", como lo describe David Priess, exanalista de la CIA, en su libro The President's Book of Secrets.

Hacerlo atractivo para Trump

Este informe que el presidente electo parece no querer leer a diario, tiene sus orígenes en 1952 en los primeros días de la presidencia de John F. Kennedy, cuando había tensión mundial y los trabajos de espionaje y de inteligencia estaban a la orden del día en todo el planeta.

Con los años y con los distintos presidentes fue cambiando y dependiendo del mandatario el documento puede ser compartido con una o varias personas de confianza, desde consejeros personales de seguridad (Henry Kissinger y Richard Nixon eran los únicos que tenían acceso durante su mandato en los 70) hasta el jefe de Gabinete, fiscal general, secretario de Estado y otros miembros de la comunidad de inteligencia.

La comunidad de inteligencia adapta el informe a los intereses y estilo de cada presidente. Según cuenta el periódico The New York Times a veces el briefing incluye una "profunda inmersión" en una pregunta específica que un presidente pudo haber hecho o información que los directores consideraban vital, como por ejemplo cuando a principios de agosto de 2001, el entonces presidente George W.Bush recibió en su rancho de Texas el dato de que Osama Bin Laden estaba decidido a atacar dentro de los Estados Unidos.

Hay quienes creen que tal vez en la creatividad de estos expertos es en donde recaerá la posibilidad de hacer que este Diario del Presidente sea algo necesario y atractivo para Donald Trump.

Como dijo el exagente de la CIA David Priess: "Puede ser que él (Trump) esté más adaptado a las sesiones informativas... en forma de tuits... declaraciones cortas y punzantes que dejan de lado los matices, pero que le dan el mensaje central sin darle la sensación de que está recibiendo un texto repetitivo... A veces tienes que encontrar una manera de hacer esto más interesante".

Críticas de Obama

Bajo el mandato de Obama, el documento ha abordado algunos temas nuevos como la actualización periódica de las amenazas cibernéticas contra Estados Unidos. La forma en que se entrega también ha evolucionado pues la preferencia de Bush eran sesiones orales para explicar el documento, mientras Obama hace uso de un ordenador portátil encriptado que le permite consultar detalles específicos subyacentes.

"Si usted no está recibiendo su perspectiva (de las agencias de inteligencia), entonces está volando a ciegas", dijo Barack Obama en una entrevista el lunes por la noche en The Daily Show de Comedy Central, sobre el desdén de Trump hacia la inteligencia estadounidense.

"Es posible que el presidente electo diga algo ahora y haga otra cosa en la oficina porque este es un mundo muy complicado. No importa cuán inteligente sea, usted necesita tener la mejor información posible para tomar la mejor decisión posible... Mi experiencia con nuestras agencias de inteligencia es que no son perfectas, pero están llenas de extraordinarios y patrióticos trabajadores a quienes se debe oir (para evitar) errores muy graves", aseguró Obama.

Comparte
RELACIONADOS:PolíticaDonald TrumpCIAFBI

Más contenido de tu interés