null: nullpx
Nueva York

Muere por causas naturales a los 93 años David Dinkins, el primer alcalde negro de Nueva York

Aunque durante el tiempo en que gobernó la ciudad, de 1990 a 1993, fue muy criticado por la alta tasa de desempleo, la inseguridad y un histórico motín racial, Dinkins es recordado con respeto por amigos y detractores, como Rudy Giuliani, quien lo sucedió en el cargo.
24 Nov 2020 – 05:20 AM EST
Comparte
Cargando Video...

David Dinkins, el primer alcalde negro de Nueva York, que gobernó la ciudad desde 1990 hasta 1993, falleció este lunes a los 93 años de edad, indicaron autoridades neoyorquinas.

El político demócrata alcanzó el primer cargo público de Nueva York tras derrotar a Rudy Giuliani y Edward Koch. Pero la elevada tasa de criminalidad, el aumento del desempleo y a mala gestión de una revuelta racial en Brooklyn le impidieron la reelección.

El exalcalde murió el lunes, menos de dos meses después del fallecimiento de su esposa Joyce, según confirmó el Departamento de Policía de la ciudad, que recibió una llamada desde su casa por la noche. Los primeros indicios apuntaban a que el deceso se produjo por causas naturales.

Dinkins, una figura tranquila y cortés con inclinación por el tenis y la ropa formal, fue un cambio drástico con respecto a su predecesor, Ed Koch, y a su sucesor, Rudolph Giuliani, dos políticos combativos y conocidos por su impaciencia y rudeza.


En el discurso de su toma de posesión, en enero de 1990, habló con cariño de Nueva York como un “magnífico mosaico de raza y fe religiosa, de orígenes nacionales y orientación sexual, de individuos cuyas familias llegaron ayer y hace generaciones, pasando por la isla de Ellis o el aeropuerto Kennedy o en buses de la Autoridad Portuaria”.

Pero la ciudad que heredó también tenía un lado feo: el sida, las armas y el crack mataban a miles de personas al año, el desempleo se disparó, como el número de personas viviendo en la calle, y la ciudad tenía un déficit presupuestario de 1,500 millones de dólares.

Un balance no muy favorable

Su mandato estuvo marcado por conflictos raciales, en particular el motín de Crown Heights en 1991, y críticas de que no estaba preparado para el cargo.

El perfil discreto de Dinkins fue considerado rápidamente como un defecto. Los críticos dijeron que era demasiado suave y lento.

Durante su mandato, más de un millón de neoyorquinos recibían ayudas tras la recesión y la ciudad registraba más de 1,000 homicidios anuales.

Fue elegido como una "fuerza estabilizadora" para el "hermoso crisol" como describió alguna vez a Nueva York, pero tuvo muchas dificultades.

A pesar de las dificultades, Dinkins hizo mucho en el ayuntamiento. Subió los impuestos para contratar a miles de policías, invirtió miles de millones de dólares para revitalizar viviendas abandonadas y su gobierno convenció a Walt Disney Corp. para que invirtiese en la limpieza de la por entonces sórdida Times Square.

En los últimos años, ha recibido más crédito por estos logros, un reconocimiento que según el alcalde actual, Bill de Blasio, debió haber tenido siempre.

El propio Giuliani, quien en su momento fue uno de los mayores críticos de Dinkins, señaló en Twitter que su predecesor había dado "gran parte de su vida al servicio de nuestra gran ciudad". "Ese servicio es respetado y honrado por todos", añadió, extendiendo sus condolencias tanto a sus familiares como a quienes lo apoyaron.


La fiscal general del Estado de Nueva York, Letitia James, dijo en una declaración que Dinkins fue una inspiración que la llevó a postularse para un cargo público.

"El ejemplo que el alcalde David Dinkins dio a todos nosotros brilla más que el faro más poderoso que se pueda imaginar", dijo James, que también es afroestadounidense y rompió las barreras raciales y de género cuando fue elegida para su actual cargo en 2018.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés