null: nullpx

Trump superará por mucho a Obama en la recaudación de dinero para su fiesta inaugural

El comité de inauguración ya ha prometido un rally de bienvenida, un desfile, y dos fiestas, pero se desconoce si las ideas pomposas del productor de The Apprentice quedarán plasmadas.
10 Dic 2016 – 04:42 PM EST
Comparte
Donald Trump en la Convención Republicana. Crédito: Alex Wong/Getty Images

Mientras el comité inaugural del presidente electo Donald Trump confirmó algunos detalles planeados para el día de su toma de posesión en Washington D.C., crece la expectativa sobre si la mano del productor de 'The Apprentice' Mark Burnett y las pomposas ideas que le llevó a la Torre Trump, tendrán lugar en un evento que promete extenderse por una semana.

Dinero para ponerse creativo no falta. Según el Comité de Inauguración, de su meta de recaudación de fondos de $75 millones ya recogieron $50 millones. A ese ritmo, superará con facilidad lo gastado por el presidente Obama en 2009, cuando su equipo de finanzas levantó un récord de $53 millones para pagar por las festividades.

En ese entonces 1.8 millones de personas asistieron a la juramentación del primer presidente negro del país y esta vez los planificadores del Distrito de Columbia establecieron una estimación inicial que apenas llega a la mitad: 900,000 personas.

La cuenta oficial de la Inauguración de Trump tuiteó un "Primer vistazo a la semana inaugural", que incluye un rally de bienvenida, un desfile, dos fiestas inaugurales y una fiesta para "saludar a los servicios armados y de primeros auxilios".


En un comunicado del Comité Presidencial de Inauguración, su presidente Thomas J Barrack Jr., señaló que las ceremonias durarán "varios días" y que "incluirán eventos para el público en el National Mall", ubicado en Washington D.C.

"Este será realmente un momento grandioso de unión para el pueblo estadounidense. Celebraremos nuestro país, su herencia diversa y patriótica, nuestra democracia y el proceso inaugural como la muestra más grande de una transferencia pacífica del poder partidario en el mundo".

Se sabe también que las dos fiestas se celebrarán la noche del 20 de enero, cuando Trump asumirá oficialmente el cargo, pero no está confirmado si el magnate hará caso a las ideas del empresario del espectáculo Burnett quien le propuso un desfile hasta la Quinta Avenida y un paseo en helicóptero a Washington desde Nueva York, lo que podría mantener la atención de millones de personas que seguirán la fiesta en el mundo.

Burnett es considerado el inventor de los reality shows y además de The Apprentice, también está detrás del gran éxito de televisión, The Voice de NBC. Resulta una pieza que encaja perfecta en la personalidad derrochadora y de magnate del entretenimiento de Trump, que se vio reflejada durante la Convención Republicana cuando apareció por cuatro noches consecutivas, la final en medio de efectos especiales y música. La "gira de agradecimiento" que viene haciendo Trump por los estados que le dieron el triunfo, es una muestra de que si hay algo que disfruta, son los baños de masas y no va a dejar pasar esta atracción mundial en vano.

Mientras durante la inauguración de Obama, artistas de la talla de Beyonce, Bruce Springsteen, Usher, Jamie Foxx, Jay-Z, u Oprah Winfrey fueron parte del espectáculo, es improbable que las celebridades republicanas como Kid Rock, Mike Tyson, Azaleia Banks o Hulk Hogan que están con Trump puedan brindar un show de esas dimensiones. Es claro que la mayoría de artistas de Hollywood estaban en la campaña de Hillary Clinton.

Loading
Cargando galería

Seguridad y protestas

Adicionalmente, como cuenta el NYTimes, las festividades que planea Trump están limitadas por las preocupaciones de seguridad que rodean a la presidencia, lo que hace que algunas exhibiciones llamativas sean imposibles. Cada evento bajo consideración debe ser protegido por las agencias responsables de asegurar la transferencia de poder, incluyendo el Servicio Secreto y el Servicio de Parques Nacionales, que controla el National Mall.

Hay también programadas varias protestas siendo La Marcha de las Mujeres en Washington convocada para el 21 de enero, la que más ha atraido seguidoras que le quieren dar un mensaje desafiante al presidente entrante, en contra de su misoginia.

The Human Rights Campaign, una organización de derechos homosexuales que lanzó una "fiesta de igualdad" hace ocho años, en 2017 estará enfocada en asegurar que sus miembros se involucren en demostraciones, marchas y otros eventos.

Y finalmente el Latino Victory Project que hace cuatro años ayudó a montar una enorme gala en el Centro Kennedy con Eva Longoria, George López y otros artistas latinos, esta vez está organizando eventos que ponen al gobierno de Trump en aviso de que los latinos lucharán "su odiosa retórica y sus políticas ", dijo el presidente del proyecto, Cristóbal Alex.

Puede que la parafernalia de Trump -cuyo hotel en Washington DC ya no tiene habitaciones disponibles- marque la pauta de una inauguración sin precedentes como lo ha sido su campaña y su trancisión. Sin embargo así como millones de personas estarán mirando su posesión, las luces también caerán sobre esas voces inconformes que hasta el último momento antes de que Trump entre en la Casa Blanca, y -quizá después- le quieren seguir gritando: "No es mi presidente".

Comparte

Más contenido de tu interés