null: nullpx
Contaminación

Cerca de medio millón de bebés mueren cada año en el mundo a causa de la contaminación del aire, revela un estudio

La exposición a contaminantes afecta a los bebés desde que están en el útero materno y puede provocar un parto prematuro o que las criaturas tengan bajo peso al nacer, factores que se asocian a una mayor mortalidad infantil, según el informe State of Global Air 2020.
21 Oct 2020 – 05:54 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

La contaminación del aire fue la responsable de la muerte prematura de casi medio millón de bebés en el mundo el pasado año, apenas en su primer mes de vida, según el informe State of Global Air 2020, que analizó los datos de muertes en todo el mundo e investigó los vínculos de la contaminación con varios problemas de salud.

De estos casi 500,000 bebés que fallecieron en 2019, la mayoría se encontraba en países en desarrollo y casi dos tercios de ellos fallecieron a causa de la contaminación del aire en interiores, o sea, dentro de sus hogares, especialmente debido a la quema de combustibles fósiles para cocinar, como el carbón, o también madera y estiércol animal.

Esta exposición a contaminantes afecta a los bebés desde que están en el útero materno y puede provocar un parto prematuro o que las criaturas tengan bajo peso al nacer, factores que se asocian a una mayor mortalidad infantil.

Aunque ya se viene hablando hace años del daño que causa la contaminación en personas mayores y cómo ya incide directamente en las tasas de mortalidad en todo el planeta, el impacto en los bebés, incluso dentro del útero, es un área que apenas comienza a investigarse y comprenderse su verdadera dimensión.

Los informes State of Global Air son producidos anualmente por el Health Effects Institute y el proyecto Global Burden of Disease (GBD) del Instituto de Evaluaciones y Métricas de Salud (IHME) de la Universidad de Washington y son una fuente fiable de datos sobre la calidad del aire a nivel mundial. El Health Effects Institute es una organización sin fines de lucros, financiada entre otros por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos.

En 2019 la exposición prolongada a la contaminación del aire, tanto interior como exterior, contribuyó a más de 6.7 millones de muertes anuales en el mundo por accidentes cerebrovasculares, ataques cardíacos, diabetes, cáncer de pulmón y enfermedades pulmonares crónicas, además de las neonatales.

En general, la contaminación del aire es ahora la cuarta causa de muerte entre todos los riesgos de salud, y se ubica justo debajo de la presión arterial sistólica alta, el tabaquismo y la mala alimentación, según el informe.

Aunque las medidas políticas que se han tomado en algunos países han producido mejoras en la calidad del aire, la investigación reveló que en los países más contaminados del sur de Asia y África el progreso en materia medioambiental ha sido escaso o nulo. Por ejemplo, si bien China ha logrado avances, países como Nepal, Pakistán, Bangladesh o India han seguido experimentando niveles muy altos de contaminación del aire. Solo entre China e India concentran la mitad del total mundial de muertes atribuibles a la contaminación en 2019, o sea, unas 3.5 millones de fallecimientos.

"La salud de un bebé es fundamental para el futuro de todas las sociedades, y esta evidencia más reciente sugiere un riesgo especialmente alto para los bebés nacidos en el sur de Asia y África subsahariana", dijo Dan Greenbaum, presidente de HEI, en el reporte de prensa del informe.

Los hallazgos de esta investigación se producen en medio de una pandemia global de covid-19, una enfermedad ocasionada por el coronavirus SARS-CoV-2 y que afecta con mayor gravedad a personas con enfermedades cardíacas y pulmonares preexistentes, las cuales tienen un claro vínculo con la contaminación del aire. En menos de un año, el covid-19 ha ocasionado la muerte de al menos 1,124,758 personas, según el monitoreo de la Universidad Johns Hopkins.

"La interacción del covid-19 con el continuo aumento global de enfermedades crónicas y factores de riesgo relacionados, incluida la obesidad, el alto nivel de azúcar en sangre y la contaminación del aire exterior, durante los últimos 30 años ha creado una tormenta perfecta, alimentando las muertes por covid-19". dijo el doctor Christopher Murray, director del IHME que estuvo al frente de la investigación del GBD.

Loading
Cargando galería
Comparte
RELACIONADOS:ContaminaciónBebésNiñosMundoMuertes

Más contenido de tu interés