null: nullpx
Logo image
Criminalidad y Justicia

Cadena perpetua para dos estudiantes estadounidenses por matar a un policía en Italia

Los jóvenes estadounidenses estaban de visita en Italia en julio de 2019, cuando intentaron comprar cocaína. Un encuentro con dos policías acabó en tragedia, con uno de los oficiales muerto tras ser apuñalado 11 veces.
6 May 2021 – 09:29 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

Un tribunal de Roma condenó este miércoles a cadena perpetua a dos estudiantes estadounidenses por el asesinato a puñaladas del policía italiano Mario Cerciello Rega.

Tras casi 13 horas de deliberación, el jurado condenó a cadena perpetua, la pena máxima en Italia, a Finnegan Lee Elder, de 21 años, y a Gabriel Natale-Hjorth, de 20, por el crimen del policía en una calle del centro de Roma en julio de 2019.

El policía asesinado tenía 35 años y acababa de incorporarse al trabajo tras regresar de su luna de miel.

Según el diario The Guardian, Elder, lucía atónito y con la mirada perdida mientras escuchaba el veredicto la noche de este miércoles, besó un crucifijo que lleva en una cadena en el cuello. Sus padres, y los de su amigo, asistieron al juicio, en el que también estuvo presente la viuda del policía asesinado, Rosa Maria Esilio, quien se echó a llorar tras escuchar la sentencia.

“A pesar de que hay un muerto que merece toda la compasión, el hecho de que dos personas vayan a la cárcel no es motivo para que nadie se regocije”, dijo a Rai News el abogado de la viuda, Franco Coppi. "Son seres humanos que, aunque merecen un castigo, también sufren", añadió.

Los hechos

Después de visitar a parientes italianos cerca de Roma, Gabriel Natale-Hjorth se reunió con su amigo Finnegan Lee Elder, que estaba realizando un viaje por Europa. Ambos son naturales de California. Juntos visitaron Roma y al parecer, habían contactado a un vendedor para comprar cocaína en el popular barrio del Trastevere, con gran vida nocturna.

Pero el vendedor, un intermediario, los llevó a un traficante que les cobró 80 euros (96 dólares) por una droga falsa, que de hecho, no era más que aspirina.

Indignados por la estafa, los dos jóvenes le arrancaron el bolso al intermediario, en el cual estaba su teléfono móvil y luego le pidieron un rescate por él, exigiendo 100 euros (120 dólares) y un gramo de cocaína a cambio de devolverlo.


Para recuperar su bolso, el intermediario acordó encontrarse con ellos en el distrito capitalino de Prati, próximo a la Ciudad del Vaticano, pero antes avisó a la policía y denunció el robo, por lo cual, quienes acudieron al intercambio fueron realmente dos policías vestidos de civil y desarmados, con quienes los estudiantes tuvieron un altercado que terminó en tragedia, ya que Cerciello Rega fue apuñalado 11 veces y su colega, Andrea Varriale, también resultó herido.

Tras el incidente, los dos estadounidenses escaparon, pero al día siguiente fueron rastreados hasta un hotel, en donde la policía encontró el cuchillo empleado para matar a Cerciello Rega, un cuchillo de combate de hoja larga con el que viajaba Elder, quien finalmente admitió haber apuñalado al agente pero alegando que no sabían que eran policías y que había sido en defensa propia, pues creían que se trataba de peligrosos traficantes de droga.

Conmoción en Italia

El asesinato de Cerciello Rega conmocionó a Italia, en donde este tipo de violencia no es frecuente. Miles de personas acudieron a dejar flores al lugar en que ocurrieron los hechos y al agente se le ofició un funeral de Estado.

La fiscal del caso, Maria Sabina Calabretta, desestimó los argumentos de la defensa de que Elder, quien tendría problemas psiquiátricos. Argumentaron que había sufrido un ataque de pánico y había confundido a los policías con criminales que querían matarlo. Sin embargo, el otro agente, que resultó herido al ser atacado por el otro joven Natale-Hjorth, declaró en el juicio que le habían mostrado sus placas a los jóvenes y se habían identificado.

Aunque Natale-Hjorth no apuñaló directamente al policía, también recibió la pena máxima del juicio, ya que la ley italiana permite que cualquiera que haya participado indirectamente en un asesinato pueda ser acusado.

Por este motivo, el caso ha sido polémico y también porque tras el arresto de los jóvenes se difundieron imágenes de Natale-Hjorth con los ojos vendados y las manos atadas a la espalda en una comisaría.

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés