null: nullpx
Logo image
Frontera EEUU México

“Mi hija huyó de una mala relación”: abuela del niño nicaragüense de 10 años abandonado en la frontera

Univision Noticias conversó con Socorro Leiva, abuela de Wilton, el niño nicaragüense abandonado en la frontera de Texas, quien expuso las razones por las que su hija decidió viajar hacia Estados Unidos con el menor. Meylin Obregón, que según un familiar fue secuestrada por mafias mexicanas, huía de la “mala relación” que le daba su pareja, dijo su madre. Antes de irse, la mujer interpuso una denuncia en la Fiscalía, pero no prosperó.
11 Abr 2021 – 10:32 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

El Rama, Nicaragua-. Desde hace más de una semana, la zozobra para Socorro Leiva inicia al caer la noche, cuando la batería de los paneles solares es activada, y el pequeño televisor marca Sankey emite uno de los noticieros estelares de Nicaragua. A través de la pantalla, esta campesina sigue los pormenores del caso de Wilton, el menor de edad abandonado en la frontera texana y rescatado por la Patrulla Fronteriza, cuyo caso ha copado titulares mundiales, porque ocurrió en medio la primera crisis migratoria que enfrenta la administración de Joe Biden.

La mujer lo sigue con tanto sobresalto porque se trata de su nieto.

Socorro, de 66 años, vive en El Paraíso, una remota comunidad ganadera situada en las montañas El Rama, en Región Autónoma de la Costa Caribe Sur de Nicaragua, donde no hay energía eléctrica y la señal celular apenas es perceptible. Por eso el noticiero es la única forma que tiene esta mujer de saber no solo de su nieto, sino de su hija, Meylin Obregón Leiva, que también trató de cruzar la frontera sur infructuosamente.


Univision Noticias visitó a Socorro en El Paraíso, luego de un viaje de más de 300 kilómetros sobre carretera, y que siguió a través de una trocha pedregosa que surca fincas y riachuelos. Cuando nuestro equipo llegó, la abuela sintonizaba el noticiero local, que retransmitía una entrevista de Univision Noticias a Misael Obregón, hijo de Leiva y hermano de Meylin. Él informó que su hermana estaba secuestrada por unos mafiosos mexicanos, los mismos que en la frontera abandonaron al niño de diez años. Socorro no pudo más. Lloró y se deshizo emocionalmente.

“Primeramente le pido a Dios que a ella no le pase nada… así como apareció el niño, que aparezca ella también. Lo que quiero es verla viva”, dijo llorando Socorro. “En manos de esa gente, cualquier cosa puede suceder”.


Socorro desconocía que su hija viajaría hacia Estados Unidos con su nieto, por eso cuando vio el video Wilton desconcertado en una zona semidesértica de Texas hace más de una semana, ella intuyó la razón por la que su hija salió de Nicaragua: violencia de género. El gobierno de Estados Unidos ha reiterado que los problemas de pareja no constituyen una causal para pedir asilo.

“Huyó de una mala relación”

Aproximadamente diez días antes que Meylin dejara El Paraíso, llegó a refugiarse a la casa de Socorro. La relación con su pareja, Lázaro Gutiérrez Laguna, tocó fondo luego de los repetidos maltratos que la migrante que presuntamente fue secuestrada aseguró haber sufrido en la relación de doce años de duración.

"Ella iba huyendo de algo con el niño, de una mala relación”, afirma la madre de Meylin. De acuerdo al relato de Socorro, su hija acudió a la Fiscalía a interponer una denuncia contra Gutiérrez Laguna, pero la intención de alejar al hombre con el apoyo de las autoridades no prosperó.


“Ella denunció todo en la Fiscalía… en la declaración dijo que no quería que él anduviera detrás de ella, ni rogándole ni nada”, cuenta Socorro. “La Fiscalía dio una orden para que él se presentara, pero no se presentó. Entonces siguió molestando a mi hija”.

“Ella estaba angustiada. Sentí como que se estaba despidiendo de mí esos últimos días. Me dijo: 'Yo no puedo estar aquí'. Y yo le pregunté por qué… si yo soy tu madre, esta es tu casa. Pero ella me dijo: ‘Yo sé porqué le digo’. Lo que nunca imaginé es que se fuera a Estados Unidos, porque eso es lejos. Pero ya había hablado con su hermano que está en Miami”, lamenta la madre.


Así como muchos migrantes centroamericanos que huyen por una causa, ya sea la pobreza, violencia de las pandillas o falta de empleo, esta mujer de 30 años huyó con uno de sus hijos de una cadena de infidelidades y maltratos, insiste Socorro. “Un día le echó las vacas encima. Ese hombre es capaz de hacer cualquier cosa contra ella”, advierte la madre.

Nicaragua es un país particularmente violento para las mujeres, sobre todo en zonas rurales donde la violencia machista alcanza niveles escabrosos, según organismos defensores de los derechos de las mujeres. De acuerdo al organismo Católicas por el Derecho a Decidir, entre enero y el 7 de abril de 2021, 19 mujeres fueron asesinadas en Nicaragua, y 41 femicidios quedaron en grado de frustración. Estados Unidos fue para Meylin la única opción para no ser parte de estas cifras, según lo relatado por su madre.

Había “problemas del hogar”, dice la vicepresidenta

La mañana de este 9 de abril, Gutiérrez Laguna fue interceptado por la policía en su finca, y fue trasladado a la capital Managua. Horas después, la institución policial emitió un inusual comunicado, en el que afirmaban que habían ubicado “al padre del niño Wilton”.

Ese mismo día, pero horas después, la vicepresidenta Rosario Murillo dijo en televisión que Meylin “viajó el 7 de febrero recién pasado a Estados Unidos, motivada por problemas en el hogar, de pareja, y como el niño era muy apegado con la mamá, él (su padre), Lázaro, estuvo de acuerdo en que la madre se lo llevara”.

No obstante, el testimonio de la madre es distinto. Según Socorro, Gutiérrez Laguna intentó quitarle a su pareja los dos hijos, pero el pequeño Wilton se aferró tanto a su madre, que no se fue con el hombre. Por eso solo él viajó con su madre hacia Estados Unidos, cuando cayeron presuntamente en manos de las mafias mexicanas, según lo relatado por su hermano y tío del pequeño.

La vocera del gobierno de Daniel Ortega se mostró preocupada por el paradero de Meylin y Wilton. “Nuestra Policía Nacional, nuestro Ministerio de Gobernación, han hecho, están haciendo y siguen haciendo gestiones ante las Autoridades de Estados Unidos y las Autoridades de México, para obtener información que nos lleve a ubicarlos Estamos también haciendo llegar esa solicitud de ubicación a la Interpol”, dijo Murillo.

No obstante, en la comarca El Paraíso, Socorro asegura que si la Fiscalía nicaragüense hubiera realizado su trabajo, quizás su hija no hubiese huido hacia Estados Unidos con el menor de edad.

“Sé que este es su país, pero prefiero que no regresen a Nicaragua. Temo porque cuando aquí matan a las mujeres, nadie (gobierno) hace nada. Es en vano. Aquí no tenemos ni cómo expresarnos, ni quien nos escuche”, lamenta la matriarca.

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés