null: nullpx
Logo image
Escuelas Públicas

¿Castigos con golpes físicos a los niños en las escuelas? 19 estados de EEUU aún permiten esta práctica

Una sentencia de la Corte Suprema desde hace más de 40 años permite castigos corporales en escuelas públicas del país. De acuerdo a expertos legales, unos 160,000 menores son víctimas de estas sanciones anualmente.
4 May 2021 – 04:21 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

El reciente castigo físico que una directora de una escuela pública en Florida propició hace unos días a una menor de 6 años ha generado controversia sobre la legitimidad de dar golpes por parte de profesores dentro de planteles educativos de Estados Unidos.

Melissa Carter, la directora principal de la escuela elemental Central, en el condado Hendry de la Florida, fue grabada por la madre de la pequeña mientras la golpeaba con una tabla debido a que la menor había supuestamente rayado un computador de la institución. En el video se observa a Carter golpeando en al menos tres ocasiones a la niña, mientras que su asistente, Cecilia Self, sostiene a la menor para que no se mueva y pueda recibir el castigo.

Las dos mujeres también amenazaron a la niña y le dijeron que si no se comportaba mejor volvería a recibir un castigo similar.

Según Brent Probisnky, abogado de la familia, lo sucedido debe tener repercusiones administrativas y posiblemente legales. Además dijo que debe ser un llamado a nivel nacional para que se suspendan estas prácticas autorizadas hace 44 años por la Corte Suprema.

" Actualmente hay 19 estados del país que permiten los castigos físicos en las escuelas públicas, pero no todos los condados de esos estados se rigen por las mismas normativas", dijo Probinsky a Univision Noticias. Explicó que en Florida hay 20 condados que autorizan los castigos corporales a los estudiantes, pero que Hendry, donde ocurrieron los recientes hechos, no es uno de ellos, razón por la que se han iniciado los procedimientos administrativos correspondientes con el objetivo que ambas mujeres pierdan la licencia de educadoras.

El abogado indicó que la controversia causada por estos golpes se está dando debido a que el condado donde está la escuela no permite estos castigos, de lo contrario y a su entender, las acciones violentas de Carter y de Selfie no tendrían ninguna consecuencia.

"Estamos esperando que el distrito escolar se pronuncie sobre si las dos mujeres perderán la licencia para trabajar en centros educativos en el condado, algo que desde ya pensamos podrá pasar en los próximos días", señaló el experto legal, quien agregó que el ministerio público del estado será el organismo encargado de proseguir o no con cargos criminales contra las mujeres, algo que aún está por definirse.

"Una sentencia obsoleta"

El abogado explicó que la jurisprudencia de la Corte Suprema, llamada (Ingraham contra Wright) que permite los castigos físicos en las escuelas públicas del país, data de abril de 1977, o sea 44 años atrás, cuando el máximo tribunal de justicia dictaminó que la cláusula de castigos crueles e inusuales de la Octava Enmienda constitucional no se aplicaba al castigo corporal disciplinario en las escuelas públicas.

"Es inaudito que aún nos rijamos por una jurisprudencia tan obsoleta. Para beneficio de muchos, la mayoría de estados en el país ya han prohibido estas acciones, pero es urgente que los demás cambien sus leyes y eliminen prácticas violentas que van en contra de los derechos de los niños", argumentó Probinsky.


Sin embargo, Probinsky ve improbable que la Corte Suprema se pronuncie de nuevo sobre esta normatividad, por lo que deben ser las legislaciones estatales o en su defecto las de cada condado, las que prohíban los castigos corporales.


De acuerdo al Centro Nacional de Información Biotecnológica, que hace parte de la Librería Nacional de Medicina, alrededor de 160,000 estudiantes son víctimas de castigos físicos en escuelas públicas de esos 19 estados cada año, una cifra que para expertos en educación podría generar eventuales problemas de comportamiento en los estudiantes afectados.

"Estos actos violentos solo están generando más violencia. Los niños en un principio cumplirán las normas por miedo a un castigo, pero no aprenderán de la manera adecuada y generarán incluso odio hacia los maestros o a los padres que permiten que los golpeen", explicó a Univision Noticias la especialista en educación Valerie Alino, consultora en escuelas internacionales.


Alino añadió que el primer plano de desarrollo infantil es de 0 a 7 años, un periodo vital en la formación personal de cualquier individuo, por lo que la violencia recibida quedará integrada a sus sistemas educativos, lo que aumenta la posibilidad de que ellos repitan estos comportamientos en sus cotidianidades.

"Estos actos de violencia salen luego en los pequeños en forma de depresión, agresividad, adicciones, vandalismo, odio. Tenemos que detener cuanto antes estos comportamientos permisivos de los profesores y entender que lo que hagan con estos menores tendrá consecuencias qué lamentar en el futuro", indicó la experta.

Estos niños están entendiendo que los conflictos se resuelven a través de la agresión, lo que crea una serie de traumas difíciles de superar, acotó.

Las minorías son las más afectadas

Según la abogada Ana Isabel Vallejo, especializada en inmigración y casos de derechos humanos, lo sucedido en el plantel educativo va más allá de si está localizado en un condado que permita o no esos castigos corporales contra los estudiantes.

"Me pregunto si la directora utilizaría este tipo de disciplina con un niño cuyos padres son de ojos azules, nacidos aquí y que hablen inglés perfectamente. El temor que tiene un inmigrante ante las personas con autoridad es paralizante, el no hablar el idioma y no conocer las leyes o el sistema, o sus derechos, todo esto perpetúa los ciclos de poder y control donde la violencia y la discriminación florecen", dijo la experta a Univision Noticias.

Un estudio realizado en el 2016 por la Universidad de Texas en Austin y la Universidad de Michigan, que analizó los casos de 160,000 menores castigados durante cinco décadas, arrojó que entre más azotes recibe los menores, más probabilidades hay de que estos experimenten comportamientos anti sociales, agresiones, problemas de salud mental y dificultades cognitivas.

Por su parte, un informe de la Oficina para la Responsabilidad del Gobierno (GAO) publicado en el 2018 y en el que se analizaron datos a nivel federal del año escolar 2014 señaló que los estudiantes pertenecientes a minorías o con discapacidades son quienes reciben castigos con más frecuencia por parte de los educadores.

Vallejo, que es codirectora de la organización Vida Legal Assistance, enfatizó que en momentos tan convulsionados como los actuales, lo que menos necesitan los estudiantes es un accionar erróneo por parte de sus supervisores y maestros.

"Continuamos viendo un alza en los tiroteos masivos en las escuelas, en los crímenes de odio, donde un policía puede asfixiar a una persona en plena vista pública, donde no hay respeto por la dignidad humana. Estos comportamientos son pedagógicamente incorrectos y hay que cambiarlos con rapidez", finalizó la abogada.

Los estados en donde actualmente se permiten los castigos físicos por parte de las directivas escolares son: Mississippi, Texas, Alabama, Arkansas, Georgia, Oklahoma, Tennessee, Missouri, Louisiana, Florida, Kentucky, Indiana, Arizona, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Colorado, Idaho, Kansas y Wyoming. Vale aclarar que algunos condados en estos estados ya han prohibido estas conductas violentas.

Mira también:

Cargando Video...
Así es como algunas escuelas en Los Ángeles buscan evitar que niños se contagien con coronavirus en áreas recreativas
Comparte

Más contenido de tu interés