null: nullpx
Logo image
Arizona

Diario 'The Guardian' reporta que Arizona busca rescatar su cámara de gas para futuras ejecuciones

La cámara de gas de Arizona, ubicada en la Prisión Estatal de Arizona Florence, se construyó en 1949 y está en desuso desde hace 22 años, pero recientemente ha sido "reformada" y está "operativamente lista", según documentos consultados por el diario británico.
28 May 2021 – 11:12 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

El estado de Arizona busca reacondicionar su cámara de gas para retomar sus ejecuciones, según un reporte del diario británico The Guardian, que cita varios documentos de compra de los ingredientes necesarios para producir el cianuro de hidrógeno, uno de los gases empleados contra los judíos en el campo de concentración de Aushwitz durante el holocausto perpetrado por la Alemania nazi.

Según el reporte de ese medio, el Departamento de Prisiones de Arizona gastó recientemente más de $2,000 en la compra de ingredientes para producir el gas letal, como un bloque sólido de cianuro de potasio que adquirieron en diciembre por $1,530, o gránulos de hidróxido de sodio y ácido sulfúrico, empleados para generarlo.

La cámara de gas de Arizona, ubicada en la Prisión Estatal de Arizona Florence, se construyó en 1949 y está en desuso desde hace 22 años pero recientemente ha sido "reformada", indica el reporte.

The Guardian accedió a esta información a través de la solicitud de registros públicos. Los documentos mostraron que el pasado mes de agosto se hicieron varias pruebas en el lugar para valorar la "operatividad" de la cámara de gas.

"Se revisaron los sellos en las ventanas y la puerta para asegurar la hermeticidad, y se limpiaron los desagües de obstrucciones", asegura el diario. "En las pruebas se utilizó agua en lugar de los productos químicos mortales, y se encendió una granada de humo para simular el gas", añade la publicación.

Para probar la hermeticidad del lugar emplearon una vela, acercándola a las ventanas y puertas y si la llama se veía estable y sin parpadeos, la cámara se consideraba hermética.

Además, los documentos registran cómo el personal penitenciario participó en un juego de roles durante las pruebas del lugar y algunos guardias actuaron como presos, dramatizando el momento y gritando frases como "esto es un asesinato", "soy inocente", "me estás tratando como a un animal" o "esto va en contra de todo lo que Estados Unidos representa".

Finalmente, en el mes de diciembre, el lugar fue declarado como "operativamente listo".

Ejecuciones en Arizona

La última ejecución en Arizona fue en 2014, cuando se le administró una fallida inyección letal al reo Joseph Wood. Tras administrarle 15 dosis de una mezcla de drogas, el reo tardó casi dos horas en morir, en plena agonía.

Desde entonces la pena de muerte ha estado en stand by en el estado, que en los últimos meses ha dado pasos para retomarla.

El mes pasado otro reporte de The Guardian reveló que Arizona había invertido unos meses antes 1.5 millones de dólares en un lote de pentobartbital, un sedante que empleará para la inyección letal. De esta forma, los presos condenados a muerte podrían escoger entre ambas formas de morir.

Los dos posibles candidatos para retomar la pena de muerte en el estado son Frank Atwood, de 65 años, condenado a muerte por matar a una niña de ocho años, y Clarence Dixon, también de 65 años, condenado por el asesinato en 1978 de una estudiante universitaria. En el estado hay 115 personas en el corredor de la muerte, informó The Guardian.

La cámara de gas

Según el reporte del diario, el último reo que murió en el estado en la cámara de gas fue Walter LaGrand, en 1999. LaGrand era un ciudadano alemán que había sido condenado a muerte por el fallido robo a mano armada de un banco en 1982, un incidente en el que murió una persona. Según contó al diario Tucson Citizen un testigo de la ejecución, el hombre mostró “angustiosos atragantamientos y arcadas” y tardó 18 minutos en morir, tras toses violentas, golpes y arcadas.

Un miembro del equipo legal de Frank Atwood, uno de los reos que podría estrenar el regreso de las ejecuciones a Arizona, dijo a The Guardian que existe una discrepancia entre el cianuro de potasio que ha obtenido el departamento correccional y el protocolo de ejecución del estado, que estipula que se debe utilizar cianuro de sodio. "Este no es un pequeño detalle, el compuesto específico es de vital importancia", dijo.

“Frank Atwood está dispuesto a morir. Es un hombre de fe ortodoxa griega y se está preparando para este momento. Pero no quiere ser torturado y sometido a una ejecución fallida", declaró al diario.

Con el nombre comercial de Zyklon B, el cianuro de hidrógeno fue empleado por los nazis para matar a más de 1 millón de personas en Auschwitz y otros campos de exterminio.

“Hay que preguntarse qué estaba pensando Arizona al creer que en 2021 es aceptable ejecutar personas en una cámara de gas con gas cianuro. ¿Hicieron que alguien estudiara la historia del Holocausto?", declaró Robert Dunham, director ejecutivo del Centro de Información sobre la pena de muerte.

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés