null: nullpx
Logo image
Educación para Adultos

Abuela de 78 años logra su sueño de graduarse de la universidad

Vivian Cunningham, quien trabajó por años como conserje en una planta de energía de Alabama, se vistió de toga y birrete a principios de mayo cuando terminó sus estudios en la Universidad de Samford. Sus hijos, nietos y la comunidad donde vive la alentaron para continuar cuando parecía flaquear en su esfuerzo.
14 May 2021 – 11:16 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

Una abuela de 78 años de Alabama vio cumplir uno de sus más grandes sueños: graduarse de la universidad.

Vivian Cunningham, quien vive en Birmingham, logró concluir la carrera superior en estudios liberales en la Universidad de Samford el 8 de mayo pasado.

"Estaba asombrada. Realmente me sentí genial". dijo Cunningham al programa Good Morning America de la cadena ABC. "Lo único que puedo decir es que estaba eufórica. Se siente bien haber pasado por ese proceso educativo".

Según relató la Universidad de Samford en un comunicado, Cunningham creció en el barrio de Titusville de Birmingham pensando que se convertiría en costurera.

“Heredó las habilidades de costura de su abuela y bisabuela, estudió el oficio en la escuela y cosía para familiares y amigos. Incluso trabajó en una tienda de ropa en Atlanta”, asegura la universidad.

En la década de los sesenta, regresó a Birmingham como madre soltera de dos hijos. Para mantener a su familia, la mujer trabajó durante años como conserje en el turno de noche en la planta de energía Alabama Power Company.

"Fue difícil para ella, pero nosotros, siendo jóvenes, no lo sabíamos realmente", aseguró Donald, el hijo mayor de Cunningham, quien ahora se desempeña como operador de control de instalaciones en la misma Alabama Power Company. “Ella cuidaba a su familia, trabajaba de noche en la compañía de energía y no podía encontrar niñera con quien dejarnos, así que tuve que crecer y ser un hombre antes de tiempo, cuidar a mi hermana”.

Fueron los mismos hijos de Vivian Cunningham quienes la alentaron para seguir con su educación. Después de laborar por 13 años en el turno de noche, cambió al día a la oficina de correo de la compañía. Al mismo tiempo aprovechó el programa educativo que la compañía ofrecía para sus empleados.

En 1992, Cunningham se jubiló de la planta, pero siguió con sus clases como asociado en estudios legales en el Virginia College, "solo por amor al conocimiento". Fue entonces cuando tuvo créditos suficientes para ingresar a varias universidades de Birmingham decantándose por los estudios liberales.

“Hubo ocasiones en las que quise rendirme”, dijo. Una voz en su interior le decía: "No voy a volver, solo estoy cansada"; sin embargo, otra respondía: "vuelve a la escuela, sigue adelante".

Su familia, sus amigos de la iglesia y su comunidad fueron motivación para Cunningham, quien siguió durante seis años para lograr, este año, concluir sus estudios.

Cunningham también está orgullosa de sus logros, pero todavía no ha terminado.

"Podría ir a la maestría", aseguró ambiciosa. "No quiero detenerme. Me encanta leer, me encanta coser, me encanta ver películas. No quiero sentarme solo porque estoy jubilada. Quiero el conocimiento".

La universidad cuenta que mientras Vivian Cunningham se preparaba para cruzar el escenario de graduación de Samford el pasado 8 de mayo, ofreció algunos de esos conocimientos adquiridos con tanto esfuerzo a cualquiera que se enfrentara a un largo camino o tuviera dudas sobre sus sueños. “Cree en ti mismo, porque puedes hacerlo”, dijo. “Mantén a Dios en el plan y lo lograrás. No dejes que nadie te desanime".

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés