null: nullpx
Logo image
Barack Obama

Los republicanos dicen que sustituirán a la jueza liberal Ruth Ginsburg en la Corte Suprema antes de que termine la presidencia de Trump. ¿Pueden hacerlo?

El fallecimiento de la jueza Ginsburg deja la Corte Suprema con cinco jueces nombrados por los republicanos y tres por los demócratas. Mitch McConnell se apresuró a decir el mismo viernes que tratarán de llenar la plaza en los últimos días del primer período del gobierno de Trump y que quien nomine el presidente tendrá el voto del Senado.
18 Sep 2020 – 10:39 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

La muerte de la jueza de la Corte Suprema Ruth Bader Ginsburg abre la puerta para que el presidente Donald Trump llene la plaza que ha quedado vacante y altere el equilibrio de la institución para darle un pleno dominio conservador.

La jueza murió el viernes a los 87 años de complicaciones de cáncer al páncreas, según anunció el máximo tribunal de Estados Unidos.

Ginsburg, quien fue nominada por Bill Clinton en 1992, era la líder del grupo de cuatro jueces liberales. La Corte Suprema ahora queda con cinco jueces nombrados por republicanos y tres por demócratas.

Trump ha nombrado a dos jueces conservadores a la Corte Suprema durante su gobierno, Neil Gorsuch y Brett Kavanaugh, y ha usado esto como arma de campaña para ganar el voto de evangélicos y otros conservadores.

Los senadores republicanos han dicho que tratarían de llenar su plaza vacante en los últimos días del primer período del gobierno de Trump, reportó The New York Times. El Senado se encarga de confirmar a los jueces nominados a la Corte Suprema y ahora la Cámara Alta está controlada por republicanos, así que aparentemente no tendrían mayores problemas para colocar a un juez conservador.

La confirmación de un juez para el máximo tribunal en medio de una pandemia y a menos de dos meses de la elección presidencial promete ser titánica, de acuerdo con el Times.

La presidenta de la cámara baja Nancy Pelosi no abordó el tema de confirmación en el comunicado que envió sobre la muerte de Ginsburg.

“Debemos de honrar la carrera pionera de la juez Ginsburg y resguardar su legado poderoso asegurándonos de que el próximo juez de la Corte Suprema ratifique su compromiso a la igualdad, oportunidades y justicia para todos”, dijo Pelosi.

El antecedente de Merrick B. Garland

En el 2016, los senadores republicanos que controlaban la cámara alta bloquearon al nominado por el entonces presidente Barack Obama, el juez Merrick B. Garland, diciendo que realizar audiencias de confirmación al máximo tribunal en el último año período de un presidente era excluir a los votantes del proceso.

Ahora, sin embargo, el líder de la bancada republicana de la cámara alta Mitch McConnell dijo que el nominado del presidente “sería llevado a votación en la cámara del Senado”.

Desde la década de 1880 ningún Senado ha confirmado a un juez nominado a la Corte Suprema por un presidente de un partido de la oposición durante un año electoral. A pesar de ello, McConnell dijo que la situación es diferente desde el 2016 porque, según él, entonces los votantes reeligieron a la mayoría republicana de la cámara alta y la ampliaron dos años después porque “nosotros prometimos trabajar con el presidente Trump y apoyar su agenda, especialmente sus nombramientos sobresalientes dentro del sistema judicial federal”.

“Una vez más, cumpliremos nuestra promesa”, dijo.

La disputa que se avecina

La senadora republicana Lisa Murkowski, de Alaska, dijo que no votaría para confirmar a un juez nominado por Trump por las mismas razones que sus copartidarios no votaron por Garland hace cuatro años.

“No votaré para confirmar a un nominado a la Corte Suprema. Estamos a unos 50 días de una elección”, dijo Murkowski a la radio Alaska Public Media.

No obstante, la defección de Murkowski no sería suficiente para descarrilar los planes de McConnell. Otros senadores republicanos tendrían que negarse a votar la confirmación de un nuevo juez para la Corte Suprema.

En el 2018, por ejemplo, 50 de los 100 senadores votaron en favor de Kavanaugh, mientras 48 votaron en contra. De haber un empate, el vicepresidente, quien también preside la cámara alta, emite el voto del desempate. En este caso, el voto del desempate recaería sobre Mike Pence.

Técnicamente, los senadores republicanos podrían confirmar a un juez hasta el 20 de enero si tienen lo votos necesarios, incluso en el caso de que Trump perdiera las elecciones. El nuevo gobierno presidencial comienza en esa fecha.

"Los votantes deben escoger"

El candidato a la presidencia Joe Biden también rechazó la postura de McConnell.

“No hay duda alguna, déjenme ser claro, los votantes deben de escoger al presidente y el presidente debe de escoger al juez para que el Senado lo considere”, dijo Biden.

Los demócratas dicen que la postura de McConnell y otros republicanos es hipócrita y daña la legitimidad de la corte, agrega el Times. Sin embargo, tienen poco poder para evitar que Trump nomine a un juez y el Senado lo confirme. Todo lo que toma la confirmación es una votación mayoritaria en la cámara alta.

El último deseo de Ginsburg antes de morir

Ginsburg, conocida en ingles por sus siglas RBG, pidió antes de morir que la reemplacen después de las elecciones.

"Mi más ferviente deseo es que no me reemplacen hasta que un nuevo presidente esté instalado", dijo la juez a su nieta en un comunicado, reportó NPR.

Durante el gobierno de Obama, algunos liberales instaron a Ginsburg a retirarse para que el presidente pudiera reemplazarla con otro juez liberal, pero ella desestimó los consejos, según el diario.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés