null: nullpx
Logo image
Partido Demócrata

Biden va ganando en las encuestas pero el 'fantasma de 2016' no deja a los demócratas respirar tranquilos

La sorpresiva derrota de Hillary Clinton en 2016 después de haber dominado las encuestas durante meses crea ansiedad entre demócratas que ven ahora un escenario similar a menos de dos semanas para las elecciones del 3 de noviembre.
20 Oct 2020 – 11:25 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

Las encuestas, la recaudación de las campañas y la gran afluencia de electores en los estados que ya ofrecen el voto anticipado hacen a algunos analistas y expertos hablar de indicios de una victoria del demócrata Joe Biden el 3 de noviembre.

El candidato presidencial demócrata disfruta de nueve puntos porcentuales de ventaja sobre el mandatario Donald Trump, según un promedio de encuestas nacionales actualizado por Univision Noticias, y además cuenta con ventaja, aunque más reducida, en estados 'péndulo' donde se definirá la victoria en el Colegio Electoral.

Biden ha estado rompiendo récords de racaudación y ha logrado más de $1,000 millones de dólares en fondos durante los últimos cuatro meses, revirtiendo la ventaja que en un momento había alcanzado el jefe de estado, según CNBC.

Ya cerca de 30 millones de estadounidenses han votado anticipadamente, formando largas filas que habían sido usuales el mismo día de los comicios pero no con semanas de anticipación.


La intensa actividad del voto anticipado sin duda está exacerbada no solo por los temores a exponerse a una infección de coronavirus en plena pandemia, sino también a la desconfianza en la fiabilidad del voto por correo alimentada por Trump y por los cambios operacionales adoptados por el Servicio Postal.

Pero los demócratas permanecen ansiosos tras la amarga experiencia del 2016, cuando Hillary Clinton también se mantuvo al frente de las encuestas durante meses y parecía tener el triunfo asegurado hasta que cayó sorpresivamente ante Trump en los días finales de la campaña electoral.

El factor psicológico

"Es algo psicológico. En 2016 estábamos confiados pero no salió como queríamos. Por eso el shock. Ahora la gente no quiere subir expectativas", dijo a Univision Noticias José Parra, estratega del Partido Demócrata.

Parra señaló que las encuestas dan a Biden una ventaja mayor de la que daban a Clinton en 2016, pero consideró que aún así "no podemos bajar la guardia, sabiendo que hay tanto fake news y teorías conspirativas. Hay que tener cautela y defender el liderazgo como si la ventaja fuera de un solo punto".


Para Biden es crucial que grupos del electorado que le son afines pero que suelen tener una baja participación en las urnas, como los jóvenes, afroestadounidenses o hispanos, salgan a votar y no se queden en casa por considerar que el triunfo demócrata ya está garantizado.

La jefa de campaña de Biden, Jen O'Malley Dillon, emitió el pasado fin de semana un recordatorio sobre las semejanzas existentes entre las dos semanas finales de la campaña del 2020 y las del 2016.

"Si algo aprendimos del 2016 es que no podemos subestimar a Donald Trump ni a su capacidad de mantenerse en la contienda durante los últimos días de una campaña, con cualquier calumnia o táctica turbia", escribió O'Malley según la agencia AP.

Cargando Video...
Trump o Biden, ¿por quién deben votar los hispanos? Representantes de las campañas dan sus razones

La página de análisis político y estadísticas Fivethirtyeight concede a Trump tan solo un 12 por ciento de posibilidades de alzarse con la victoria.

Mientras tanto, el mandatario transmite el mensaje de que su victoria es inminente durante eventos multitudinarios donde es poco frecuente el uso de mascarillas o la distancia social recomendada por los expertos para evitar la infección del coronavirus.

"¿Cómo diablos podemos estar empatados? ¿Qué está pasando", se preguntó Trump el pasado domingo según AP durante un rally celabrado en Nevada, refiriéndose a encuestas que indican un empate entre ambos candidatos en ese estado.

"Logramos estas multitudes. Él no convoca a nadie. ¡No tiene sentido!", agregó sobre los eventos celebrados por Biden, los cuales cuentan con pocos participantes porque se apegan a las recomendaciones sanitarias y no permiten la concentración de multitudes.

El equipo de campaña de Trump también busca transmitir confianza.

"Nuestra campaña sabe cómo el presidente Trump fue elegido en 2016 y aún más importante, sabemos cómo lo hará de nuevo", djio a Axios el jefe de campaña Bill Stepien added.

Jorge Silva, quien manejó la prensa hispana para la campaña de Clinton, sostiene que la experiencia del 2016 sí justifica la aprehensión actual entre los demócratas porque se desconoce si el entusiasmo entre los votantes afines será el suficiente para sobreponerse a nuevos requisitos para votar impuestos en varios estados controlados por republicanos.

Y también debido al impacto del coronavirus.

"Desde 2016 no doy nada por hecho, y más ahora con esta campaña tan irregular por el covid. No ves señales normales, no haces los ejercicios que hacías siempre. Así es difícil tener referencias de entusiasmo, sin eventos para tocar puertas de votantes", indicó.

Silva recordó que cuando faltaban dos semanas para las elecciones de 2016, la candidata demócrata lograba su mayor ventaja en las encuestas tras su desempeño en el tercer debate.

Pero la dinámica se revirtió en los días finales de la contienda, después de que el director del FBI James Comey anunciara que la agencia investigaría de nuevo correos electrónicos vinculados al servidor privado de Hillary Clinton.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés