null: nullpx
Logo image
Asesinatos

"La sacó del paraíso y la desechó en un basurero": hallan en México a millonario fugitivo acusado de matar a su esposa en California

Peter Chadwick llevaba cuatro años huyendo de las autoridades con ayuda de su dinero, viajando con identidades falsas en el país vecino sin dejar rastro. Pero el año pasado la Policía de Newport Beach redobló los esfuerzos para atraparlo e implementó un plan que acabó con su captura: lo incluyeron en la lista de 'los 15 más buscados' de los US Marshals, duplicaron la recompensa y decidieron contarle de una manera enganchadora la historia del crimen a sus mejores aliados, la comunidad.
7 Ago 2019 – 08:07 AM EDT
Comparte
Peter Chadwick, la primera vez que fue arrestado (en 2012, a la izquierda) y tras su reciente captura (2019). Crédito: Departamento de Policía de Newport Beach

"Esta historia empieza en 2012 con esta mujer, Q.C. Chadwick. Ella era una madre devota de tres niños, su vida giraba en torno a ellos", así inició el anuncio que llevaba cuatro años esperando dar el jefe del Departamento de Policía de Newport Beach: el arresto del millonario fugitivo más buscado, acusado de asesinar a su esposa, Quee Choo Lim 'Q.C.', y después huir del país.

En septiembre pasado, las autoridades intensificaron la búsqueda de Peter Gregory Chadwick, un inversionista de bienes raíces de 55 años nacido en Reino Unido y naturalizado en EEUU. Anunciaron una jugosa recompensa de 100,000 dólares por información que condujera a su captura y los US Marshals lo incluyeron en la lista de los '15 más buscados'. A la vez la Policía lanzó un podcast sobre la historia del crimen para llamar la atención del público y conseguir pistas. Funcionó.

Y es que se trataba de un caso difícil de ignorar para la audiencia. Una mansión en la costa de Newport Beach (California), un matrimonio entre un británico y una malasia con tres hijos, una discusión sobre un posible divorcio y los asuntos financieros, un cuerpo en un basurero, una fianza, un fugitivo. Todos esos elementos ayudaron a construir el intenso relato que finalmente llevó a la captura de Chadwick.

El crimen

El miércoles 10 de octubre de 2012 nadie fue a recoger de la escuela a los dos hijos más pequeños de la familia Chadwick. Otro padre de familia llevó a los niños a casa y solicitó a la Policía que realizara una revisión para verificar si todo estaba bien con los padres de los menores, pues no habían podido ser localizados. Cuando los agentes llegaron a la vivienda no encontraron a la pareja; solo marcas de sangre en la habitación principal y señales de una pelea.

"Había un florero roto al lado de la tina, pequeñas manchas y gotas de sangre en la tina, en los pisos y en la pared. Otras evidencias en la casa sugerían que algo estaba mal: los oficiales encontraron el celular de Q.C. y el anillo de boda en el baño, la caja fuerte de la familia abierta y vacía", describió sobre ese día el jefe policial Jon Lewis.

Ahí empezó la investigación sobre el paradero de Peter Chadwick y Q.C. Chadwick, quien tenía 46 años. Al siguiente día, a las 5:30 am, él apareció cerca de la frontera con México. Contactó a la Policía de San Diego y le dijo que su empleado de mantenimiento ( handyman) lo secuestró y mató a su esposa. Pero cuando lo encontraron tenía rasguños en el cuello y sangre seca en las manos. Los investigadores lo detuvieron y rápidamente lo identificaron como uno de los principales sospechosos de la desaparición de la mujer.

Una semana después, el jueves 18 de octubre, las autoridades encontraron el cadáver de su esposa en una zona remota de San Diego. "El cuerpo de Q.C. fue recuperado de un basurero donde estaba envuelto en una cobija de su propia cama", señaló Lewis.

"La sacó del paraíso, este increíble lugar en la costa de Newport, y luego de 21 años de matrimonio tomó su cuerpo y lo desechó en este basurero", lamentó el fiscal del condado de Orange, Todd Spitzer, durante la conferencia de prensa de este martes. En una mano tenía la foto de la mansión de Newport Beach de los Chadwick y en la otra, una imagen del contenedor de basura azul donde fue hallado el cuerpo de Quee Choo Lim.

En diciembre de 2012 Peter Chadwick fue acusado por la muerte de Q.C. Chadwick y el juez le impuso una fianza de un millón de dólares, la cual no tuvo dificultades en pagar para enfrentar su juicio en libertad. Le quitaron sus pasaportes y le ordenaron vivir en la casa de su padre en Santa Barbara.

Durante un par de años cumplió con sus obligaciones, asistió a sus citas en la corte, estuvo en contacto con sus abogados y acató las reglas para visitar a sus hijos –de 9, 12 y 15 años en ese momento–, quienes fueron puestos bajo custodia de otros familiares. Pero en enero de 2015 vació sus cuentas bancarias y se dio a la fuga.

"Puedes correr, pero no esconderte"

Chadwick se convirtió en un fugitivo desde entonces y las autoridades del condado sumaron esfuerzos con las federales e iniciaron una intensa búsqueda global para capturarlo, temiendo que había escapado a otro país a pesar de no tener sus pasaportes. Sabían que se había llevado grandes cantidades de dinero en efectivo y estuvo leyendo libros sobre "cómo cambiar su identidad" y "vivir fuera del radar".

"Sabíamos que teníamos que mirar en todos lados, Peter nació en Reino Unido, tenía familia en varios países y había viajado mucho", aseguró el jefe policial Lewis.

Cuando vieron que el reto se hacía cada vez más difícil, implementaron una estrategia más ambiciosa: llamar la atención del público y convertirlo en un tema de interés nacional y hasta internacional. En el otoño pasado lanzaron la web 'Countdown to capture' (Cuenta regresiva para la captura) con el podcast donde contaban en detalle la historia de este crimen, subieron la recompensa a 100,000 dólares y los medios hicieron lo suyo.

"Luego de recibir miles de pistas de todas partes del mundo, una de ellas nos llevó a nuestro sospechoso. Recientemente recibimos la pista con información general que eventualmente usamos para dar con la ubicación exacta de Peter: fue localizado en México el domingo en la noche", informó el jefe de la Policía de Newport Beach.

Este lunes Chadwick fue trasladado vía aérea a Los Ángeles, donde pasó a custodia de los detectives encargados de la investigación. Ahora enfrenta una condena de desde 25 años en prisión hasta cadena perpetua.

"Como fiscales, haremos todo lo que esté en nuestro poder para hacer justicia y, como dijo el jefe Lewis, ‘puedes correr, pero no esconderte’", advirtió el fiscal de Orange, Todd Spitzer.

Cuatro años huyendo

Las autoridades creen que el fugitivo se escondía en México desde el momento de su fuga. Durante los últimos cuatro años viajó por todo el país, evitando tener una residencia fija: al principio aprovechó su amplio flujo de dinero para quedarse en hoteles de lujo y resorts, pero esa comodidad se le acabó cuando le empezaron a pedir pasaporte e identificación en esos establecimientos. Así que tuvo que hospedarse en moteles y alojamientos más modestos.

Mientras iba de hostal en hostal, usó al menos tres identidades falsas – Paul Cook, Paul Craig y John Franklin– y tuvo empleos raros, de acuerdo con el jefe policial.

Chadwick fue hallado por la Policía federal mexicana en una residencia dúplex en una comunidad de expatriados en Puebla, después de que las autoridades estadounidenses le pasaron la información de que allí se estaba ocultando, según el US Marshal para el distrito central de California, David Singer. Cuando lo arrestaron, tenía "numerosas" identificaciones falsas.

"Nuestra investigación muestra que Peter Chadwick nunca tuvo la intención de regresar de México al condado de Orange a enfrentar su juicio o a criar a los tres hijos que abandonó", advirtió Lewis.

Los oficiales también detallaron que cuando huyó, el sospechoso dejó falsas pistas para hacer creer a los detectives que había escapado a Canadá. Esto desvió la atención de los agentes por un rato, pero dicen no haber bajado la guardia nunca y en septiembre pasado aseguraron que estaban confiados en que lo atraparían y que la pregunta no era "si lo arrestarían o no" sino "cuándo".

Esa estrategia que lanzaron hace casi un año surtió efecto: la presión mediática y el saber que lo estaban buscando por todos los rincones o al menos lograr hacerle sentir eso, hizo que Chadwick empezara a dejar rastros.

"Ellos se mantienen en movimiento (los fugitivos que sienten que les pisan los talones). Siempre están mirando por encima del hombro y tienen que superar a los que creen que los están siguiendo, y ahí es cuando cometen errores", explicó el fiscal de Orange.

"Hoy es dulce. Capturamos a un fugitivo de la lista de los más buscados de Estados Unidos", señaló Spitzer. "Pero no nos olvidemos de lo amargo: hay una víctima, una adorable mujer casada por 21 años, con tres niños que fue asesinada por su esposo, quien luego sin compasión la envolvió en una cobija y desechó su cuerpo en un basurero", reiteró.

Mira también:


Loading
Cargando galería
Cargando Video...
La perturbadora confesión del asesino de Colorado: revelan audio sobre la muerte de su esposa embarazada e hijas
Comparte

Más contenido de tu interés