null: nullpx
Logo image
Venezuela

Maduro instala la nueva Asamblea en Venezuela y Guaidó comienza a organizar su resistencia

El nuevo parlamento controlado por el chavismo se instaló este martes tras unas elecciones boicoteadas por la oposición liderada por Juan Guaidó, quien también se juramentó en congreso paralelo. Washington apoya la continuidad de Guaidó como presidente de la Asamblea y presidente interino de Venezuela.
5 Ene 2021 – 12:13 PM EST
Comparte
Cargando Video...

Una nueva Asamblea Nacional con amplio control del chavismo se instaló este martes en Venezuela tras unas elecciones boicoteadas por la oposición liderada por Juan Guaidó, que con respaldo internacional intentará mantener un congreso paralelo con la dirigencia saliente. Ese parlamento paralelo también se juramentó este martes y busca prolongar el liderazgo de Guaidó.

La Asamblea Nacional chavista sesionó en el Palacio Legislativo (Capitolio), ubicado en el centro de Caracas y tomado a la fuerza por los aliados de Nicolás Maduro desde el año pasado. La otra, encabezada por Juan Guaidó, lo hizo en espacios privados ubicados en el este de la ciudad.

El gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y sus aliados ocuparán 256 de los 277 escaños de la unicameral Asamblea Nacional, mientras otros 21 curules serán de una "oposición" minoritaria que no comparte filas con Guaidó y que estableció negociaciones con el chavismo.

Los últimos cinco años, la Asamblea Nacional fue el único poder público venezolano que no era manejado por el chavismo y que fue electo de manera legítima en elecciones populares y reconocidas, en 2015. Pero este 5 de enero se venció el plazo legislativo de los parlamentarios elegidos democráticamente en 2015.

Sin embargo, el pasado 6 de diciembre se realizaron unas elecciones parlamentarias con una escasa participación cercana al 30% de los electores, que rechazan y desconocen tanto la oposición como la comunidad internacional occidental, incluyendo la OEA por considerar que no existían condiciones suficientes para la participación justa de la oposición. Los comicios no contaron con observación reconocida por ambas partes.

"Se acabó esa Asamblea Nacional fracasada. Empieza un nuevo ciclo en la historia de Venezuela, empieza una nueva etapa", dijo el gobernante Nicolás Maduro este lunes durante una reunión con parlamentarios oficialistas, que fue transmitida por la televisión estatal.

Maduro recuperó el control del Congreso en los comicios del pasado 6 de diciembre, señaladas por "fraude" por la oposición, encabezada por Guaidó, el jefe parlamentario que en 2019 reclamó la presidencia encargada de Venezuela con reconocimiento de medio centenar de países, entre ellos Estados Unidos.

Guaidó cuenta con el apoyo de una parte de la oposición para continuar con la presidencia encargada hasta que existan condiciones para elecciones libres y democráticas en Venezuela, y hasta ahora esa prolongación del término cuenta con apoyos como el de Estados Unidos.

Guaidó 'cercado'

Por lo pronto, entre amenazas de cárcel contra Guaidó y los diputados que impulsan la idea de la "continuidad" del Parlamento, Maduro prometió mano dura: "No me temblará el pulso". La mañana de este martes, la residencia de Juan Guaidó estuvo rodeada por efectivos de seguridad del régimen de Maduro. Sin embargo, no fue detenido.

El acto de instalación del ciclo legislativo 2021-2026 busca poner fin al quinquenio del mando opositor, tras su arrollador triunfo en las elecciones de 2015. Ese Parlamento fue neutralizado por el oficialista Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que consideró nulas todas sus decisiones tras declararlo en desacato poco después de instalado.

En la práctica, el gobierno de Maduro terminó reemplazándolo por una Asamblea Constituyente 100% chavista que se instaló en 2017 y que después de que el PSUV ganara las últimas legislativas decidió levantar sus funciones.

El presidente de la disuelta Constituyente, el poderoso dirigente oficialista Diosdado Cabello, difundió en Twitter una imagen del salón de sesiones acondicionado para el martes. El número de curules aumentó de 167 a 277. Cabello será jefe de la fracción parlamentaria del gobierno, mientras que el exministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, tiene previsto asumir la presidencia del Legislativo.

Pero ese no fue el único golpe que asestó el régimen de Maduro contra el Parlamento venezolano. El 5 de enero de 2020, fecha de instalación del periodo anual de sesiones del poder Legislativo, diputados de oposición denunciaron la toma del Palacio Federal Legislativo (sede de la Asamblea Nacional) y la prohibición de ingresar a esos espacios por parte de funcionarios de la Guardia Nacional (que responden a órdenes de Maduro).

Fue entonces cuando Luis Parra y su grupo de diputados, apoyados por la fracción del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), fueron juramentados como parte de la directiva de la Asamblea Nacional. Parra es la misma persona vinculada en supuestos casos de corrupción al empresario Alex Saab, señalado como testaferro de Nicolás Maduro por Estados Unidos, país que hoy pide su extradición.

Presidente interino

Guaidó se juramentó presidente interino de Venezuela después de que la mayoría opositora del parlamento declarara "usurpador" a Maduro, acusándole de haber sido reelecto fraudulentamente en 2018.

Ahora, alegando que las parlamentarias de 2020 fueron inválidas, los legisladores que le siguen aprobaron el 26 de diciembre (con el voto salvado del tradicional partido Acción Democrática, del exjefe parlamentario Henry Ramos Allup) la "continuidad" de la vieja Asamblea Nacional opositora mientras no se realicen elecciones presidenciales y legislativas "libres, justas y verificables".


Pero cuatro días después el TSJ la anuló. "La continuidad constitucional del Parlamento no es un capricho, es un deber (...) al no haber existido una elección", justificó Guaidó en un video que divulgó en redes sociales.

El fin de la Asamblea Nacional de oposición en Venezuela coincide con la salida de Donald Trump de la Casa Blanca, quien fuera uno de los principales aliado de Guaidó. Bajo Trump, Washington impuso sanciones financieras a Venezuela y su estatal petrolera PDVSA para intentar desplazar del poder a Maduro.

Ya Maduro ha hecho varios llamados a diálogo dirigidos al sucesor de Trump, el demócrata Joe Biden, que llega el 20 de enero a la Casa Blanca. "Una parte importante de la oposición ha adoptado la visión extremista impuesta desde Washington en esta era Trump (...). Se acaba la era Trump y vamos a ver cómo reacciona esa parte de la oposición", manifestó.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés