null: nullpx
Inmigrantes indocumentados

Diana Valencia, la "indocumentada millonaria" que asegura que triunfó en Los Ángeles sin papeles y solo con un ITIN

Diana Valencia asegura que pasó de vender “piratería” a ser una empresaria en el sur de California. Explica cómo lo hizo y asegura que las claves de su éxito no son únicas, ya que están disponibles para todos.
Publicado 2 Mar 2023 – 06:01 PM EST | Actualizado 2 Mar 2023 – 08:29 PM EST
Comparte
Cargando Video...

LOS ÁNGELES, California.- Diana Valencia, una inmigrante mexicana, supo desde niña que quería ser rica. Sin embargo, nunca imaginó cómo sería el camino para lograrlo y tampoco que conquistaría su meta en la ciudad de Los Ángeles.

“Cuando yo sea grande yo no voy a limpiar. Yo voy a tener empleadas, yo voy a tener una mansión”, recuerda Valencia lo que les decía a sus padres que trabajaban como comerciantes.

La emprendedora nació en Puerto Vallarta, Jalisco. Desde los 10 años trabaja y a los 16 migró con su familia a Los Ángeles.

“Mentalidad rica”, la clave de éxito para Diana Valencia

Valencia, de 33 años, asegura que su independencia financiera no llegó de la noche a la mañana. Sin embargo, asegura que la constancia, educación y una mentalidad de éxito fueron claves para lograrlo.

“A los 10 años trabajaba en el negocio de mis padres, pelando camarones”, cuenta la empresaria sobre sus inicios.

Mientras otras niñas celebraban su quinceañera, Diana planeaba con su familia mudarse a EEUU para conseguir mejores oportunidades.

Valencia fue enfática al referirse que la abundancia “todos la tenemos”. Además, nos confesó que debió enfrentar hasta sus propios padres por sus sueños que a ellos les parecían " inalcanzables".

Cada vez que hablaba sobre sus sueños y la abundancia que todos tenemos, sus padres le respondían que “eran inalcanzables y que estaba alucinando cada que decía eso".

“Es por eso que es muy importante no cortarles las alas a nuestros hijos, porque no sabemos cuánto daño les estamos haciendo al decirles que no. Si uno de niño sueña muy grande, nosotros como papás siempre debemos decirle al niño: 'Sí, tú lo puedes lograr'”, recomienda la hispana.

De vender piratería a convertirse en dueña de negocios con un ITIN

El hecho de no tener documentos para vivir legalmente en Estados Unidos no ha sido impedimento para que Diana alcanzara sus sueños.

“Todo lo he podido hacer con un número ITIN, con el ITIN se puede invertir. Para abrir un negocio no necesitas un número de seguro social, como antes", explicó la empresaria indocumentada.

Diana conoció el valor del trabajo a los 10 años, cuando trabajaba en el restaurante de su familia, limpiando camarón y mariscos.

Cuando migró con su familia a Los Ángeles, California en el 2005, sus planes eran estudiar. Sin embargo, a dos meses de comenzar la preparatoria, tuvo que empezar a trabajar, a los 16 años.

"Comencé en los callejones, en Los Ángeles, en el downtown ahí estuve por dos años", relata la mujer.

"Después fui madre soltera, tuve mi primer hijo y más tarde estuve en los puestos de tacos, vendiendo piratería, películas", cuenta Diana.

De vender películas piratas por dos años, se estableció en un mercado Swap Meet en Downey por otros seis años. En el 2012 abrió su lonchera de tortas y los fines de semana, vendía comida en su casa.

Conforme sus ingresos aumentaban, también sus aspiraciones. Compró su primera casa y en plena pandemia, entró al negocio de reparación y accesorios de carros todoterreno.

Entre el 2020 y el 2021, mientras otros negocios cerraban, el de Valencia tenía más clientes, al punto de montar su propio taller de reparaciones y adaptaciones para los carros de aventuras, usados en su mayoría por estadounidenses blancos.

“Poco a poco fui escalando en hacer negocios un poquito más grandes, más estructurados hasta ya lograr el que tanto quise”, aseguró Valencia.

En los últimos tres años, a su portafolio de negocios agregó un spa y un restaurante en la ciudad de Downey.

Diana Valencia dice que a los hispanos les falta educación financiera y leer más

Para la inmigrante, la educación financiera y la lectura jugaron un papel clave en su vida. Para lograr sus negocios, la inmigrante asegura que no recibió un préstamo o crédito. No porque no estuviesen disponibles para ella, sino porque no sabía en dónde los hacían, ni cómo solicitarlos.

“Leyendo, porque no tenemos la cultura de leer nosotros los latinos, ni de educarnos. Y es por eso es que no llegamos más lejos”, aseguró la inmigrante.

Además de la educación, Diana dice que la “mentalidad rica” comienza por nuestros pensamientos y no tanto por el dinero que tengamos. Lo importante es romper los patrones negativos con los que siempre hemos cargado.

"Si no sabemos el verdadero significado del dinero, el dinero se va a ir, porque el dinero es energía”, explica la hispana.

"Duré diez años ahorrando e invirtiendo, ahorrando e invirtiendo. La clave es invertir", reitera Diana. Por una década lo hizo y pudo comprobar que la paciencia genera resultados.

Quiere enseñar cómo tener "mentalidad rica" a otros inmigrantes en California

Quince años de trabajo constante le han permitido acumular conocimientos para formar una organización sin fines de lucro llamada Latinos Empresarios.

"La idea es ofrecer talleres a empresarios y jóvenes sobre el dinero, negocios e inversiones", según cuenta Diana. Su primer taller lo ofreció en alianza con la Cámara de Comercio de la ciudad de Downey y ahora está trabajando en otras jornadas con la ciudad de Lynwood.

Diana insiste que es necesario que las comunidades de bajos recursos conozcan las oportunidades, opciones y ayudas que existen. Ella las descubrió tarde y le costó tiempo y dinero. Ahora está enfocada en "devolver a la comunidad un poco de lo que Dios le ha dado con sus talleres gratuitos".

Diana es también autora del libro “Indocumentada Millonaria” en donde explica, convencida de que para triunfar y alcanzar nuestras metas financieras, debemos vencer el miedo a lo desconocido y a los posibles fracasos.

Te puede interesar

Loading
Cargando galería
Comparte