null: nullpx
Emprendedores Hispanos

A través del aroma y el diseño este joven mexicano brinda homenaje a históricos iconos que representan sus raíces

Rubén Darío Villa es hijo de mexicanos y actualmente diseñador para Google, pero su pasión por el dibujo y la cultura mexicana lo llevó a desarrollar su marca de aromatizantes “Fúchila”, logrando así darle un toque muy original.
27 Dic 2019 – 06:29 PM EST
Reacciona
Comparte
Cargando Video...

SAN JOSÉ, California. - Cuando la comunidad chicana del Área de la Bahía piensa en una marca de aromatizantes para autos que represente su cultura, la marca Fúchila ha logrado crear una manera especial para hacerlo.

El artista Rubén Darío Villa, residente de Gilroy en el sur del Área de la Bahía y cofundador de Fúchila Fresheners, decidió un día lanzar una línea inspirada en el arte y la cultura chicana que brindara homenaje a históricos iconos y tradiciones de los países latinoamericanos que han creado momentos muy especiales para la comunidad a quien él representa.

El objetivo fue crear una marca que representara la cultura chicana que proporcionara una forma atractiva y única de consumir arte diariamente. Al combinar diseños atractivos con aromas, uno de los cuales está vinculado con la memoria, Fúchila busca aprovechar la nostalgia de las imágenes icónicas que representan las historias de su gente.



“Todo lo que yo conozco de mi cultura, de ser chicano o primera generación mexicano aquí en Estados Unidos, eso es todo lo que diseño”, le dijo Rubén a nuestro reportero Miguel Gómez a través de una entrevista con Noticias Univision 14.

Fúchila ha logrado centrarse en la alta calidad del diseño para que los consumidores quieran utilizarlos y colgar las piezas de arte perfumadas con orgullo en sus automóviles, y permanezcan ahí, aunque el aroma desvanezca.

La idea surgió cuando un día Rubén observaba los aromatizantes que colgaban en los espejos retrovisores de varios vehículos y todos eran igual, los típicos arbolitos verdes. Fue ahí cuando decidió que quería crear algo que lo representara no solo a él, pero también a sus raíces.

Y el nombre del negocio curiosamente se dio cuando Rubén estaba en una convivencia familiar mientras cocinaban carne asada y se puso a pensar en nombres y pensó que irónico y chistoso sería que una compañía de aromatizantes se llamará fúchila, ya que esa palabra se utiliza cuando algo huele mal.

Su negocio ha crecido rápidamente y hoy en día los aromatizantes se venden a nivel internacional. “Hay una cultura bien grande chicana japonesa allá en Japón y les encantan todos mis diseños”, dijo Rubén.

Rubén inició su compañía en su garaje de Sillicon Valley y desde ahí sigue trabajando, pero ya que crece la demanda por Fúchila, muy pronto podría expandir el negocio. Su meta es que su compañía se convierta en un trabajo a tiempo completo para poder seguir trabajando en más proyectos personales ya que para él, la creatividad nunca para.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés