null: nullpx
Muertes

Una forma ecológica para decir adiós: la primera funeraria de EEUU que convierte cadáveres en abono

Recompense, que está ubicada en Kent, Washington, es considerada como la funeraria pionera de compostaje humano de servicio completo en los Estados Unidos. Lejos de dejarse aminorar por la pandemia del coronavirus, creen que “el cuidado ecológico de la muerte es más importante que nunca".
5 Feb 2021 – 10:54 PM EST
Comparte
Cargando Video...


Hace 10 años, Katrina Spade era una estudiante de posgrado de Arquitectura que se preguntaba lo que pasaría con su cuerpo después de su muerte porque no estaba conforme con las opciones disponibles para el tratamiento de cadáveres, de acuerdo con Vice.

Al no encontrar una alternativa, en lugar de conformarse, Spade comenzó a pensar en el compostaje como una especie de cremación y en 2013 terminó su tesis de maestría: “De la suciedad y la descomposición: proponiendo un lugar para los muertos urbanos”.

La "reducción orgánica natural" de Spade -que tardó en implementar casi una década- tuvo sus primeros clientes en diciembre del año pasado cuando su empresa Recompense pudo convertir cadáveres en abono, tras largos años de estudios, trámites legales y recaudación de dinero.


Lejos de que la pandemia de covid-19 significara un revés para Recompense, la gerente de comunicaciones y clientes de la empresa, Anna Swenson asegura que “el cuidado ecológico de la muerte es más importante que nunca (…) por lo que sentimos la responsabilidad de estar disponibles”.

Si bien la intención de la compañía era tener la capacidad de tratar 100 cuerpos, actualmente lo hacen con 10 debido a los desafíos que ha presentado la pandemia.

Recompense -que está ubicada en Kent, Washington- es considerada como la primera funeraria de compostaje humano de servicio completo en los Estados Unidos, de acuerdo con The Seattle Times.

El diario describe a las instalaciones de Recompense como una versión ecologista de una nave espacial elegante y futurista, llena de todo lo necesario para trabajar la tierra como palas, rastrillos y algunas bolsas.

Además de dichos utensilios, la empresa cuenta con una estructura blanca en forma de panal donde están los 10 “recipientes” en forma de hexágono, donde son introducidos los cadáveres de sus clientes para iniciar el proceso de compostaje humano con las cantidades óptimas de calor, agua, carbono, nitrógeno y oxígeno para lograr la descomposición.

Luego, durante aproximadamente un mes, los microbios naturales -ayudados por alguna herramienta- destruyen el cuerpo, dando como resultado una composta de 1 yarda única (0.76 metros cúbicos) que se terminará de secar durante 15 días antes de ser entregada a los familiares del fallecido o a un proyecto de restauración ecológica.

El aporte de Recompense parece llenar huecos que otros tratamientos de cadáveres presentan. Según la compañía, cada cuerpo que se convierte en composta, en lugar de ser incinerado o enterrado, puede ahorrar hasta 1 tonelada de emisiones de dióxido de carbono.

Philip Olson, profesor de Virginia Tech que estudia a la muerte, le dijo a Vice que el método de Recompense parece limpio y útil, lejos del proceso de cremación donde el potencial nutritivo del cuerpo se desperdicia al prenderle fuego. “Convierte el cuerpo en abono, que es algo que da nutrientes y sustenta la vida”, aseveró.

Además, Olson aseguró que en tiempos en los que el cambio climático ha acelerado su proceso, esta forma de tratar a los cadáveres se convierte en un atractivo para tomar en cuenta.

El proceso de Recompense tiene un costo de 5,500 dólares por persona (más el envió fuera de los límites de los condados de King, Pierce y Snohomish) y gracias al auge que se ha presentado desde diciembre, la compañía ya está planeando mudarse a un espacio con capacidad para 40 cápsulas de descomposición para finales de 2021. "Podemos llenar con bastante facilidad 10 recipientes al mes y no queremos rechazar a la gente", dijo Swenson.

Incluso Recompense ya ha aceptado cuerpos de California y de la costa este.

Parte del proceso de crecimiento de la compañía también incluye romper la barrera de Washington, estado que aprobó la ley que legaliza la reducción orgánica natural en 2019, pasó que están considerando dar tanto California, Colorado y Oregon, donde ya se están considerando proyectos de ley similares.


Además, sobre el hecho de que ya existan dos empresas más dedicadas al compostaje humano (Herland Forest y Return Home -la cual abrirá en abril-), Swenson precisa que no significa ningún problema porque lo importante es generar “un impacto en el cambio climático”.

En Recompense, los seres queridos del difunto pueden presenciar el proceso de colocación del cuerpo por medio de una transmisión en línea -y en persona cuando se levanten las actuales restricciones por el covid-19-, elección hecha por la familia Bontrager, que incluso armó una banda sonora de la música favorita de su madre.

“Es una manera muy elegante y hermosa (…) forma natural para que el cuerpo pase a la siguiente fase”, le dijo a The Seattle Times Charlotte Bontrager, hija de la difunta.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés