null: nullpx
Invierno

Por qué ha nevado muy poco en estas ciudades del noreste de EEUU pese a las históricas tormentas invernales

Ciudades como Boston, Filadelfia y Nueva York, acostumbradas a ver inviernos nevados, este año han visto una fracción mínima de la cantidad de nieve que suelen ver normalmente para decepción de sus habitantes y en detrimento de la actividad económica que se despliega cada año alrededor de las nevadas.
Publicado 6 Mar 2023 – 11:30 AM EST | Actualizado 6 Mar 2023 – 11:30 AM EST
Comparte
Cargando Video...

Habiendo crecido en el área de Nueva Inglaterra, los recuerdos más preciados de la infancia de Leah Ofsevit están cubiertos de nieve. Recuerda correr descalza afuera con su hermano a la primera nevada, construir muñecos de nieve y castillos de hielo la mayoría de los inviernos y ponerse los esquís cuando era una niña pequeña.

Ofsevit y su esposo, Jeremy Garczynski, quieren transmitir esas tradiciones a sus hijos, Lewis, de 3 años, y Asher, de 8 meses. Esperaban que este fuera el año: se compraron pequeños esquís para Lewis y planearon esquiar en sus pistas de esquí favoritas de Massachusetts mientras arrastraban a Asher detrás de ellos en un trineo. Pero después de tres meses de invierno, y ya llegado marzo, y a pesar de las históricas nevadas caídas en otras partes del país, los esquís y trineos están acumulando polvo. Algo que a Ofsevit no le gusta nada.

“No es lo que imaginé para mis hijos”, dice Ofsevit, quien formó parte del equipo de esquí de fondo de su escuela secundaria y vive en Melrose, en las afueras de Boston. “La nieve es una gran parte de la infancia en Nueva Inglaterra”.

Para gran parte del este de Estados Unidos, desde Massachusetts hasta partes de West Virginia y Ohio, este invierno ha sido un fiasco. Si bien partes del Medio Oeste se han visto afectadas por repetidas tormentas de nieve, gran parte de California, incluido Los Ángeles, se cubrió últimamente e incluso partes del suroeste experimentaron condiciones cercanas a la ventisca, en muchas ciudades de la costa la nieve ha estado ausente.

Boston, conocida por sus fuertes nevadas y donde una tormenta de nieve el año pasado que arrojó casi dos pies de nieve, había visto poco más de 11 pulgadas hasta la semana pasada en comparación con un promedio de 38.6, según datos del Servicio Meteorológico Nacional. Filadelfia ha obtenido solo 0.3 pulgadas de nieve en comparación con un promedio de 19.2 y Nueva York, que normalmente recibe más de dos pies de nieve, ha visto solo 2.2 pulgadas. Se han observado deficiencias similares en las ciudades de Providence, Pittsburgh, Washington, D.C. y partes de Virginia del Oeste.

Ha habido excepciones como Buffalo, que en noviembre y diciembre fue golpeada por fuertes tormentas de nieve. Sin embargo, dice David Robinson, profesor de geografía de la Universidad de Rutgers y climatólogo del estado de Nueva Jersey: "En gran parte, ha sido un invierno sin invierno".

Por qué este invierno la nieve no llegó al noreste

Una gran razón de la falta de nieve han sido las condiciones más cálidas, dice Robinson, condiciones impulsadas en parte por el cambio climático inducido por el hombre. El noreste se encuentra entre las regiones de más rápido calentamiento del país.

La región ha visto muchas precipitaciones, pero a menudo las temperaturas han sido demasiado cálidas para nevar. Connecticut, Maine, Massachusetts, New Hampshire, Nueva Jersey, Rhode Island y Vermont tuvieron su enero más cálido registrado, mientras que Indiana, Nueva York y Pensilvania fueron los segundos más cálidos, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica.

Pero hay otros factores en juego.

El fenómeno meteorológico conocido como La Niña, que implica un enfriamiento a gran escala de las temperaturas de la superficie del océano, ha provocado condiciones inusualmente frías en el Océano Pacífico oriental. Como resultado, la corriente que debió haber traído condiciones más frías a la región, ha mantenido ese aire más cerca de la frontera canadiense en lugar de descender hacia el noreste.

El vórtice polar, que gira como un trompo sobre el Polo Norte, también se mantuvo fuerte hasta mediados de enero, lo que mantuvo el aire más frío embotellado en Canadá, según Judah Cohen, quien estudia la relación entre el vórtice polar y el clima y es el director de pronóstico estacional de Verisk AER.

Esto podría convertirse en la nueva normalidad. El servicio meteorológico analizó las precipitaciones de nieve ocurridas desde 2019 en los estados contiguos de EEUU y encontró que los estados cuyos totales estuvieron más alejados de su promedio a mediados de febrero estaban en la costa este.

Para muchos de los fans de los inviernos de Nueva Inglaterra, las condiciones inusualmente cálidas han sido desorientadoras y deprimentes. Atrás quedaron las cuatro estaciones y las escenas que muchos han asociado durante años con el invierno, con la nieve cubriendo árboles y patios, y acumulada en montículos en las esquinas de las calles y en los estacionamientos.

Este invierno, el paisaje ofrece pasto marrón, patios fangosos y flores de primavera floreciendo temprano.

“Cuando me jubilé, pensé que el invierno sería mi momento feliz porque podría esquiar cuando quisiera, estar al aire libre... disfrutar todo lo que tenga que ver con el invierno”, dijo la madre de Leah Ofsevit, Nancy Mazonson. “ No hay belleza afuera... No hay misterio. Es lo mismo de siempre sin la magia de la nieve”.

Caroline Nagy se mudó de la ciudad de Nueva York a Troy en el norte del estado de Nueva York con su esposo con la esperanza de pasar inviernos más fríos y con más nieve. No ha resultado como ella esperaba. “Un mes cálido es una cosa”, dice Nagy, “ pero un invierno cálido da miedo”.

Actividades perjudicadas por la falta de nieve

Las condiciones más cálidas han sido especialmente duras para los deportes de invierno tradicionales.

Las pistas de esquí de fondo no fueron abiertas en muchos lugares. Los patinadores sobre hielo han abandonado los lagos locales. Algunas estaciones de esquí, especialmente aquellas que dependen de la nieve natural, han tenido problemas para permanecer abiertas.

En Pensilvania, Whitetail Resort ya cerró por temporada mientras que en Cherry Creek, Nueva York, el Cockaigne Resort anunció en su página web que cerraría debido a las temperaturas menos frías y la lluvia. Una popular carrera de trineos tirados por perros de 216 millas en la península superior de Michigan fue cancelada debido al clima desfavorable por primera vez en sus 33 años de historia.

“Ya la capa de nieve era delgada y ahora se estaba convirtiendo en hielo”, dice Darlene Walch, presidenta de la Asociación de perros de trineo de la península superior. “Cuando la capa de nieve se satura, se hace tan dura como el concreto cuando se congela. No es bueno para los perros y hace difícil que los competidores puedan controlar sus trineos”.

Muchos lagos y lagunas no se han congelado, incluidos los Grandes Lagos, donde menos del 12 % de la superficie estaba cubierta de hielo a principios de marzo, según el Laboratorio de Investigación Ambiental de los Grandes Lagos de la NOAA en Ann Arbor, Michigan. El promedio histórico para esta época del año está más cerca del 40%.

Como resultado, se eliminaron los torneos de pesca en hielo desde Maine hasta Pensilvania. Varias personas han caído a través del hielo, incluidos tres pescadores que murieron en una semana en el lago Champlain en Vermont.

La falta de síntomas del invierno no ha sido del todo mala. Las condiciones primaverales han sido de gran ayuda para los ciclistas. Los golfistas han sido vistos en campos que, en esta época del año, suelen albergar esquiadores. Las canchas de tenis están llenas de gente en los días cálidos y los parques infantiles están llenos de niños.

Se espera que ciudades como Boston, Filadelfia y Nueva York ahorren millones de dólares presupuestados para la remoción de nieve. Las 169 ciudades y pueblos de Connecticut tradicionalmente usan todos sus presupuestos de nieve para fines del invierno, pero Kevin Maloney, vocero de la Conferencia de Municipios de Connecticut, dice que este año, “los presupuestos han permanecido prácticamente intactos”.

Robinson, el climatólogo de Nueva Jersey, dice que la nieve no va a desaparecer pronto. “No hay señales de una disminución en los grandes eventos de nieve”, dice. “Pero está comenzando a haber alguna evidencia de que estamos teniendo menos eventos pequeños”.

Sin embargo, ha sido un invierno difícil para las pequeñas empresas que limpian estacionamientos y caminos con sal.

“Personalmente, nunca he pasado por un invierno como este”, dice Jordan Kenyon, copropietario de dos empresas de remoción de nieve en Mystic, Connecticut. Por lo general, la compañía planifica para enfrentar 10 tormentas a lo largo de la costa sureste de Connecticut y 15 eventos tierra adentro. Este invierno sin embargo, dice, sus cuadrillas han salido solo un puñado de veces para esparcir sal y una sola vez para arar nieve.

A pesar del invierno sin nieve de este año, Kenyon dice que no está descartando la parte de remoción de nieve de su negocio.

“Siempre va a haber nieve en algún momento. Por lo tanto, no vemos un cambio en el modelo de negocios”, dice. “Pero es posible que tengamos que hacer ajustes operativos si vemos que este patrón continúa”.

Loading
Cargando galería
Comparte