null: nullpx
Demandas

Cinco fiscales generales se unen a la demanda bipartidista dirigida por Texas contra Google

El gigante de las búsquedas Google se enfrenta a tres importantes demandas antimonopolio del Departamento de Justicia y los fiscales generales estatales, dirigidas a sus principales negocios de búsqueda y 'cookies', así como a su esfuerzos de control sobre la publicidad digital en todo Internet.
16 Mar 2021 – 03:26 PM EDT
Reacciona
Comparte
Cargando Video...

Los fiscales generales de cuatro estados y Puerto Rico se unieron a la demanda liderada por Texas contra Google, incluido el fiscal general de Nevada, Aaron Ford, el primer demócrata en unirse al esfuerzo.

De acuerdo con The Hill, Alaska, Florida, Montana y Nevada, que tienen fiscales generales republicanos, también se unieron a la demanda el lunes, lo que eleva el número total de demandantes a 15 estados y territorios.

“Nuestra coalición espera poder responsabilizar a Google por su conducta ilegal y reformar las prácticas en el futuro. Y estamos seguros de que Google se verá obligado a pagar por su mala conducta mediante importantes sanciones económicas”, dijo el fiscal general de Texas, Ken Paxton, en un comunicado que obtuvo el medio de comunicación.

¿De qué acusan a Google?

La demanda presentada en diciembre alega que Google ha violado las leyes federales y estatales antimonopolio y de protección al consumidor. La demanda liderada por Texas se centra en las acusaciones de que la multinacional estadounidense sofocó la competencia en el mercado de la tecnología publicitaria.

Un día después de que se presentó la denuncia el año pasado, de acuerdo con The Hill, un grupo bipartidista de 35 estados y Washington, Guam y Puerto Rico, presentaron una demanda antimonopolio contra Google por el poder del mercado de búsqueda de Google.

Los esfuerzos liderados por el estado siguieron a una demanda que el Departamento de Justicia presentó contra Google por sus políticas de búsqueda.

En su demanda antimonopolio contra Google en octubre pasado, el DOJ reveló, de acuerdo con POLITICO, que la compañía paga hasta $12 mil millones al año solo a Apple para mantener su motor de búsqueda como predeterminado en iPhones, iPads y el navegador Safari.

Qué dice la multinacional

Google ha rechazado las acusaciones. En respuesta a la queja liderada por Texas, el. portavoz de Google en ese momento, Peter Schottenfels, dijo a The Hill que " las afirmaciones de tecnología publicitaria del Fiscal General Paxton no tienen mérito".

"Nos defenderemos enérgicamente de sus afirmaciones infundadas en la corte", dijo Peter Schottenfels. Entre las dos demandas, todos los estados, excepto Alabama, se han unido a un esfuerzo legal dirigido a Google.

El subcomité antimonopolio del Poder Judicial de la Cámara, que publicó un informe el año pasado acusando a Google, Apple, Facebook y Amazon de sofocar la competencia, está llevando a cabo una serie de audiencias sobre el tema.

Google también sostiene que empresas como Apple eligen su motor de búsqueda porque ofrece los resultados más útiles a los consumidores.

Y a su defensa, Google dice que ha tenido que lidiar con el riesgo de que Apple, que ejerce un control estricto sobre el software en iPhones y iPads, algún día cierre los productos de Google de esa plataforma. (De hecho, poco antes de que se cerrara la investigación, Apple hizo que su propia aplicación de mapas fuera la predeterminada para los iPhones en lugar de la de Google).

¿Irregularidades del gobierno?

Los memorandos de la Comisión Federal de Comercio, que obtuvo POLITICO, sugieren que los reguladores de la era de Obama dejaron pasar la oportunidad de controlar a Google cuando la empresa todavía tenía competidores viables.

Casi una década después, el Departamento de Justicia y los reguladores estatales están demandando a Google por los mismos contratos multimillonarios que los investigadores de la Comisión Federal de Comercio señalaron hace años.

Cientos de páginas de memorandos internos de la FTC inéditos, obtenidos por POLITICO, muestran por primera vez que los comisionados de la agencia desestimaron pruebas sustanciales para respaldar el reclamo del monopolio, incluido el raro paso de rechazar una recomendación de los investigadores del personal para demandar.

Los contratos en el centro de la lucha hicieron de Google, el motor de búsqueda predeterminado en casi todos los teléfonos inteligentes, mantuvieron esa exclusividad durante años, lo que le dio a la compañía una gran ventaja justo cuando los estadounidenses comenzaban a acudir en masa a los teléfonos inteligentes.

Intento de limitar el Internet

"El nuevo esquema de Google limita la capacidad para competir con Google y la enorme cantidad de datos de usuarios que ha acumulado", dijeron los estados en la nueva denuncia. " Los próximos cambios de cookies de Google en nombre de la privacidad son una artimaña para promover el plan de larga data de Google para obtener ventajas mediante la creación de un ecosistema cerrado a partir de la web abierta".

Google dijo a principios del año pasado que eliminaría el uso de "cookies" de terceros, es decir, bits de datos que siguen a los usuarios a través de la web para ayudar a identificarlos para la publicidad dirigida. Este mes, el gigante de las búsquedas amplió eso, diciendo que una vez que las cookies se eliminen gradualmente, no las reemplazará con otras herramientas que rastrearían a los consumidores individuales en el navegador.

Además el gigante de las búsquedas dijo que las nuevas acusaciones en la demanda de Texas tergiversan sus iniciativas de privacidad y señalaron una publicación de blog de enero.

¿También el algoritmo?

Además de las afirmaciones sobre la eliminación gradual de cookies de Google, los estados también alegaron que el gigante tecnológico actualizó su algoritmo de búsqueda en junio de 2019 para controlar más del 90 por ciento de varias partes de la cadena de suministro de publicidad digital.

Siempre que abre un sitio web (o una aplicación) y ve un anuncio, es probable que el anunciante haya usado Google para comprar la ubicación del anuncio; el editor utilizó Google para hacer disponible el espacio publicitario; y las dos partes hicieron el trato en una subasta automática en el intercambio publicitario de Google.

Esta configuración, en la que una empresa representa tanto al comprador como al vendedor mientras administra el mercado en sí, crea conflictos de intereses obvios. Según la denuncia de los estados, Google explota su control sobre la canalización publicitaria para imponer condiciones injustas a los anunciantes y editores.

La denuncia también alega que Google engañó a los usuarios sobre la privacidad de sus mensajes respaldados desde la aplicación de mensajería WhatsApp de Facebook a Google Drive. Google anunció esa asociación en 2015, pero según los estados, no reveló claramente a los usuarios que planeaba descifrar sus mensajes y usarlos para ayudar a vender publicidad.

Los estados están pidiendo a la corte que exija a Google que entregue cualquier dato que haya recopilado a través de prácticas comerciales engañosas. La próxima audiencia antimonopolio de la Cámara se llevará a cabo el jueves.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés