null: nullpx
Asalto al Capitolio

A seis meses del asalto a Capitolio más de 300 participantes no han sido identificados, aunque el FBI tiene sus fotos

Cientos de simpatizantes del presidente Donald Trump que irrumpieron en el lugar pudieron escapar aquel día porque la prioridad de las fuerzas de seguridad era recuperar el edificio del Congreso y salvaguardar a los legisladores.
6 Jul 2021 – 08:06 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

Las primeras oleadas de detenciones de implicados en el asalto al Capitolio del pasado 6 de enero se centraron en objetivos fáciles, dicen los investigadores. Decenas de seguidores de Donald Trump, aupados por el entonces presidente, se jactaron abiertamente de sus acciones insurreccionales en las redes sociales y quedaron captadas en impactantes imágenes transmitidas en directo por los medios de comunicación nacionales.

Seis meses después del perturbador hecho en el que intentaron impedir que el Colegio Electoral certificara la victoria de Joe Biden en las elecciones de 2020, el Departamento de Justicia todavía sigue buscando a decenas de implicados, incluso cuando los primeros de los más de 500 detenidos ya se han declarado culpables.

La lucha refleja la dimensión de la investigación y el agotador trabajo que aún tienen por delante las autoridades, ante el preseverante esfuerzo de algunos legisladores republicanos por reescribir la historia de aquel día, en el que murieron cinco personas.

Todavía hay elementos clave que participaron en los hechos y no han sido capturados, como la persona que colocó dos bombas caseras frente a las oficinas del Comités Nacional Republicano y el Demócrata la noche anterior a los disturbios, así como muchas personas acusadas de ataques a agentes de la ley o de violencia y amenazas contra periodistas.

El sitio web del FBI que busca información sobre los implicados en la violencia del Capitolio incluye más de 900 fotos de unas 300 personas etiquetadas como "no identificadas".

Parte del problema es que las autoridades realizaron muy pocas detenciones el 6 de enero. En cambio, se centraron en limpiar el edificio de los miembros de la multitud que atacó a la policía, dañó la propiedad histórica y peinó los pasillos en busca de legisladores a los que amenazaron con matar. Los investigadores federales se ven obligados a volver a buscar a los participantes.

El FBI ha recibido desde entonces innumerables pistas y piezas digitales del público. Pero un chivatazo es solo el primer paso de un minucioso proceso -que implica cosas como órdenes de registro y entrevistas- para confirmar la identidad de las personas y su presencia en la insurrección con el fin de llevar un caso a los tribunales. Además, las autoridades no tienen constancia de muchos de los atacantes porque este fue su primer encuentro con la ley.

"La mayoría de estas personas nunca habían aparecido en la pantalla del radar", dijo Frank Montoya Jr, un agente especial retirado del FBI citado por la AP, que dirigió las oficinas de campo de la oficina en Seattle y Honolulu. "Ves las películas y aparece un nombre en la pantalla del radar y conocen todos los alias y el último lugar en el que cenó, todo con un clic de un botón. Por desgracia, no es así en la realidad".

Cazadores de sediciosos

El FBI ha contado con la ayuda de los 'cazadores de sedición', o detectives de sillón que se han unido para identificar a algunos de los sospechosos más escurridizos, utilizando el trabajo colaborativo ( crowdsourcing, en inglés) para examinar el vasto conjunto de videos y fotos del asalto.

Forrest Rogers, un consultor de negocios que ayudó a formar un grupo de cazadores de sedición autodenominado 'Perros del Estado Profundo', dijo que el grupo ha informado al FBI de las posibles identidades de unos 100 sospechosos basándose en las pruebas que ha recogido.

A veces, una prenda de vestir distintiva ayuda al grupo a hacer una coincidencia. En un caso, una mujer que llevaba una funda de iPhone única el 6 de enero había sido fotografiada con la misma funda en una protesta anterior, dijo Rogers.

"Se trata de buscar justicia", dijo Rogers. "Es algo que no tiene precedentes en la historia de nuestro país". Rogers preguntó: "¿En qué otro lugar se han reunido varios miles de personas que cometen un delito y se dispersan inmediatamente por todo Estados Unidos?"

John Scott-Railton es un investigador del Citizen Lab de la Universidad de Toronto que ha colaborado con periodistas y otras personas para identificar a los sospechosos mediante pistas digitales. Dijo que aunque se sabe mucho sobre los "peces pequeños" que cometieron crímenes ese día, se necesita una comprensión más profunda de las acciones de los líderes de los grupos organizados.

"Todos necesitamos estar en un lugar donde podamos tener conversaciones sobre lo que fue el 6 de enero que vayan más allá de un grupo de individuos motivados por un conjunto de ideologías que se presentaron en el Capitolio", dijo.

Entre los buscados hay muchos acusados de ataques violentos a los agentes. Un video publicado por el FBI muestra a un hombre no identificado atacando a los agentes con una porra. En otro, se ve a un hombre arrancando la máscara antigás a un agente que gritaba de dolor mientras era aplastado contra una puerta por la multitud enfurecida.

En algunos casos, las plataformas de las redes sociales han revelado publicaciones incriminatorias que los acusados intentaron borrar después de que sus alegres celebraciones del asedio dieran paso al miedo a ser detenidos. A menudo, los propios familiares, amigos o conocidos de los agresores avisaron a las autoridades.

En un caso, el FBI utilizó un software de comparación facial para encontrar a un sospechoso en la cuenta de Instagram de su novia. Los agentes entonces fueron de incógnito, grabaron en secreto al hombre en el trabajo y también admitiendo estar en la multitud, lo que describió como "divertido".

"Cuantas más de estas personas se identifiquen -potencialmente a través de órdenes de registro y comunicaciones en redes sociales-, se podrá identificar a otras", dijo Tom O'Connor, que se centró en la lucha antiterrorista como agente especial antes de dejar la oficina en 2019. "Esas personas que han sido detenidas tendrán entonces la oportunidad de cooperar e identificar a otras personas involucradas".

Prioridad absoluta

El FBI ha ofrecido una recompensa de hasta 100,000 dólares por información que conduzca a la detención del responsable de colocar las bombas de tubo en Washington el 5 de enero.

Las imágenes muestran a una persona con una sudadera gris con capucha, una máscara y guantes que parece colocar uno de los explosivos bajo un banco fuera del Comité Nacional Demócrata y a la persona caminando por un callejón cerca del Comité Nacional Republicano antes de colocar la bomba allí. Sigue sin estar claro si las bombas estaban relacionadas con la planificación de la insurrección.

Los funcionarios del Departamento de Justicia afirman que la detención de todos los implicados en la insurrección sigue siendo una prioridad absoluta. Las autoridades han detenido recientemente a la centésima persona acusada de agredir a las fuerzas del orden, así como a la primera persona acusada de agredir a un miembro de la prensa: un hombre que, según los fiscales, atacó a un camarógrafo.

"Los encontrarán", dijo Robert Anderson Jr., ex subdirector ejecutivo de la Subdivisión Penal, Cibernética, de Respuesta y Servicios del FBI. "No me importa el tiempo que tarden. Si los buscan, los encontrarán".

Más de una docena de acusados por el asalto al Capitolio se han declarado culpables, incluidos dos miembros del grupo de milicianos Oath Keepers que admitieron haber conspirado con otros extremistas para bloquear la certificación de la victoria del presidente Biden.

La mayoría de los demás acuerdos alcanzados hasta ahora se remiten a casos en los que los acusados solo estaban acusados de delitos menores por entrar ilegalmente en el Capitolio. La única acusada que ha sido condenada es una mujer de Indiana que se declaró culpable de un delito menor y se libró de pasar tiempo entre rejas.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés