null: nullpx
Vacunas

Puerto Rico, "superestrella" de la vacunación contra el covid-19 en EEUU. ¿A qué se debe este éxito?

No es el territorio estadounidense más rico, desde luego, pero sí está entre los que registran un ritmo de vacunación más alto. Su éxito radica en desvincular las vacunas de la política y en la capacidad de su comunidad científica para educar en salud a la población.
24 Oct 2021 – 09:41 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

Los estados de Nueva Inglaterra siguen dominando las tasas de vacunación contra covid-19 en Estados Unidos: Vermont y Massachusetts tienen actualmente las tasas de vacunación más altas, con un 78.8% de personas vacunadas con al menos una dosis, seguidos de Connecticut o Rhode Island.

Pero hay un territorio estadounidense que supera las tasas de Nueva Inglaterra: Puerto Rico tiene el 80.5% de su población vacunada con al menos una dosis, y el 72% de los residentes estaba totalmente vacunado hasta finales de la semana pasada, según datos de Covid Act Now. La semana pasada, Puerto Rico registró un promedio de solo 145 nuevos casos y su tasa de pruebas positivas se mantiene en aproximadamente en un 2.9%.

¿A qué se debe este éxito en un lugar que dista mucho de ser el territorio más rico de Estados Unidos? Ashish Jha, decano de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Brown, señaló que la isla ha podido lograr la hazaña al no vincular las vacunas con la política.

Como no es un estado y no puede participar en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, Puerto Rico también está menos apegado al discurso continental y a la polaridad entre demócratas y republicanos que mina la política de este país. "Prestan menos atención a la política del continente", escribió Jha en Twitter. "Todos sus partidos políticos apoyan activamente las vacunas. Y en general, la política y las vacunas no se entremezclan".

Las narrativas políticas que han perturbado los esfuerzos de vacunación en el continente se reflejan en las tasas de vacunación de los estados, según el Instituto Brookings. Los estados de Nueva Inglaterra que se inclinaron fuertemente hacia el Partido Demócrata en 2020 tienen algunas de las tasas más altas de vacunación. Mientras tanto, de los 29 estados con tasas de vacunación por debajo del promedio nacional, 24 fueron ganados por el expresidente Donald Trump en 2020.

Roberta Lugo, doctora en epidemiología y consultora en investigación en Puerto Rico, destaca como factor de éxito la campaña de vacunación del Departamento de Salud “bien agresiva, y centrada en la accesibilidad a la vacuna” en hospitales o farmacias, incluso con la ayuda de la Guardia Nacional y vehículos que acuden a diferentes puntos de la isla.

Educar en salud, la pieza clave

“La comunidad científica ha estado tan presente en la respuesta covid-19 que ha hecho un frente común contra las intromisiones políticas, y por eso ha sido tan exitoso”, señala Lugo a Univision Noticias.

Esto ha sido, señala la experta, lo que ha impedido que la política se haya apoderado de la respuesta a la pandemia, como ha sucedido en buena parte de Estados Unidos. Lugo destaca la creación, temprano en la crisis, de una coalición científica y un sistema vigilancia municipal, además de científicos consultores que orientaron al Departamento de Salud.

Los incentivos que el gobierno ofreció a la población (como entrar a participar en un sorteo para los vacunados) también han jugado un papel, señala Lugo, además de un eficaz sistema de rastreo.

La campaña de educación es un componente clave del éxito. “Hemos contado con una comunidad científica bien activa y accesible que se ha encargado de educar en los beneficios de vacunación, y de que las personas acepten la vacuna y estén de acuerdo”, sostiene Lugo, que cree que los ciudadanos “ han aceptado culturalmente lo que es vacunarse. Educar en salud es la pieza clave”.

Consenso

Marieli González, bióloga molecular e inmunóloga, indica que inicialmente, con la llegada de las vacunas a la isla, sí hubo tropiezos. “Pero salvados los primeros obstáculos todos los partidos de Puerto Rico se expresaron a favor de la vacunación".

Esta experta está de acuerdo en que "hubo un consenso y no hubo partidismo", y destaca la participación de las organizaciones religiosas, que se expresaron a favor de la vacunación como herramienta de empatía y cuidado hacia el prójimo.

"Las organizaciones comunitarias empezaron a atacar el problema de la desinformación mucho antes de la llegada de las vacunas”, sostiene González. "La estrategia a tres bandos es lo que funcionó: disponibilidad de la vacuna, organizaciones políticas que no se adueñaron de la iniciativa y comunidad científica que se dio a la tarea de vacunación".

Ni el tamaño ni la riqueza

En su análisis, Jha señala que los esfuerzos de vacunación no dependen del tamaño de la población. Las altas tasas de vacunación no se correlacionan con una población más pequeña, ya que la isla tiene más residentes que 21 etados y es "cinco veces más grande" que Vermont.

Jha también hizo hincapié en que la riqueza no juega un factor, especialmente porque Puerto Rico sigue siendo pobre en comparación con otras áreas en Estados Unidos. El ingreso promedio en Puerto Rico en 2020 fue de 21,740 dólares, frente a los 67,000 del resto del país.

"Así que la próxima vez que alguien te diga: 'Oh, solo los estados 'ricos' de Nueva Inglaterra pueden lograr altas tasas de vacunación, recuérdales que la superestrella de EEUU no es VT o CT o MA o RI, es Puerto Rico", escribió Jha. "Hace un trabajo fabuloso vacunando a su gente para mantener a todos a salvo".

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte