null: nullpx

La dura depresión de un joven al que le cortaron una mano solo por ser gay

“Fue impactante ver mi mano cortada. Grité y pedí que me llevaran a una clínica para que me la salvaran pero al final no se pudo hacer nada. Esto es muy duro para mí, no lo puedo superar”, recuerda la víctima.



5 Jul 2021 – 10:10 PM EDT
Reacciona
Comparte
1/11
Comparte
Luis Álvarez Campusano, un joven colombiano de 17 años, necesita una prótesis para poder realizar sus labores cotidianas. Al adolescente le cortaron una mano en un caso de intolerancia por su preferencia sexual.
2/11
Comparte
Luis Álvarez Campusano, un joven colombiano de 17 años, decidió declararse homosexual sin imaginar que ese valiente acto detonaría la intolerancia y el odio de un vecino que comenzó a amenazarlo en Altos del Rosario de Sincelejo, en el norte de Colombia.
3/11
Comparte
Un día, luego de meses de amenazas e insultos, el vecino de Álvarez -de tan solo 16 años- dio un paso más conducido por su odio y con un machete le cortó la mano al joven.
4/11
Comparte
“Fue impactante ver mi mano cortada. Grité y pedí que me llevaran a una clínica para que me la salvaran pero al final no se pudo hacer nada. Esto es muy duro para mí, no lo puedo superar”, recuerda Álvarez, quien hoy está sumido en la depresión, debido a la falta de un trabajo que lo ayude a salir adelante.
5/11
Comparte
La angustia de Álvarez es compartida por su madre, Edith Oneida, quien solo puede trabajar medio tiempo vendiendo café, por lo que sabe que es imposible poder juntar dinero para comprarle la prótesis que tanto anhela el joven. “Hay días que amanece llorando porque le gustaría no ser dependiente de mí, como lo es ahora”, apunta.
6/11
Comparte
La activista por los derechos de la comunidad LGBTI, Mariangela Urbina, aseguró que el joven se quedó paralizado cuando llegó su agresro porque creyó que se trataba"de una mera amenaza (...) y lo que hizo este vecino fue tomar el machete para arrancarle el brazo. Luis sentía que todo lo que estaba pasando era una película de terror".
7/11
Comparte
El estado depresivo de Álvarez está siendo tratado por Cindy, Castelar, una psicóloga que lo atiende sin costo alguno. “Por lo pronto está en la primera fase de negación, por lo que su autoestima está en un momento muy bajo, algo que no le ayuda a poder afrontar lo que tiene por delante”, indica.
8/11
Comparte
Mientras se atiende el estado emocional del joven, sus amigos y familiares aseguran que las autoridades han cometido varios errores difíciles de perdonar durante el proceso judicial contra el presunto responsable, como el hecho de que la policía no acudió con el Instituto de Bienestar Familiar debido a que se trata de un menor de edad, por lo que al final un juez ordenó su libertad.
9/11
Comparte
Otro de los errores mencionados es la incapacidad para encontrar el machete y que no pudieron convencer a nade para testificar, debido al miedo que sentían contra el agresor. Debido a la presión social que generó la noticia, la fiscalía ha tenido que comenzar el proceso desde un inicio.
10/11
Comparte
“Me pone muy furiosa porque lo quiero ver tras las rejas. Dejó discapacitado a mi hijo para el resto de su vida”, dice su madre.
11/11
Comparte
A pesar de tanto dolor sufrido, y en medio de una depresión que ha sido difícil de sortear, Álvarez no tiene intención alguna de que este acto de odio lo atemorice, sino que deja claro que, una vez que supere este tiempo de baja autoestima, dedicará su tiempo a luchar por los derechos de su comunidad para que nadie más sea agredido por pensar y sentir diferente.
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés