null: nullpx
Detector de Mentiras

La desinformación alimenta a los antivacunas y aleja el fin de la pandemia

En al menos cuatro estados de EEUU, la inmensa mayoría de casos graves de covid-19 corresponde a personas que no se han vacunado. Aún así, crecen en las redes sociales las mentiras sobre la eficacia y la seguridad de las inyecciones. Te lo contamos en esta nueva edición de “Crónicas de la desinformación”.
29 Jul 2021 – 11:22 AM EDT
Comparte
Solo cuando la ecuación entre la realidad y las mentiras esté equilibrada, el país y el mundo tendrán opciones reales de librarse del covid-19.
Crédito: Arte: Arlene Fioravanti

Datos publicados por los servicios sanitarios de cuatro estados de Estados Unidos en los últimos días dejan claro que el país vive una nueva pandemia: la de las personas que, por creer en las mentiras que se difunden sobre las vacunas, las han rechazado y, ahora, se enferman e incluso mueren de covid-19.

Gobernadores y jefes de departamentos de salud pública difundieron esta semana los resultados de diversos análisis hechos sobre aquellos que murieron y/o que estuvieron hospitalizados por covid-19 en los últimos meses. Y el perfil es semejante: la inmensa mayoría de las personas que todavía sufren mucho con el covid-19 son hombres y mujeres que negaron las inyecciones creadas para hacer frente a esta enfermedad y hoy componen el grupo cuya vida corre más riesgo.

Así que, si conoces a alguien que tenga más de 12 años de edad, viva en Estados Unidos y todavía cree que las vacunas contra el covid-19 son ineficaces, comparte los siguientes datos. Ojalá una sobredosis de información sobre las más recientes víctimas del covid-19 pueda iluminar de una vez por todas a los negacionistas y, en consecuencia, librarnos de esta (ya demasiado larga) pandemia.


  • Empecemos por Texas. El pasado 21 de julio, el Departamento de Servicios Sanitarios anunció que, desde febrero, el estado registró 8,787 muertes por covid-19. De ellas, 8,744, es decir, un 99.5% eran de personas no vacunadas contra el covid-19.
  • En Tennessee no ha sido diferente. El pasado 23 de julio, la comisaria sanitaria, Lisa Piercey, dijo en una rueda de prensa que cerca de 97% de las hospitalizaciones y más de 98% de las muertes por covid-19 que todavía se observan en su estado ocurren entre personas no inmunizadas.
  • En Kentucky, vino del gobernador Andy Beshear la confirmación de que las vacunas son efectivas. Al final de la semana pasada, Beshear anunció que, entre el 1 de marzo y el 21 de julio de este año, las personas no inmunizadas o parcialmente inmunizadas respondieron por 89% de todos los 61,292 casos de covid-19 registrados en el estado.
  • En Colorado, las noticias también van por el mismo camino. Datos oficiales publicados por el Departamento de Salud subrayan que casi 97% de las 9,926 personas que fueron hospitalizadas por covid-19 en los primeros seis meses de 2021 no se habían vacunado o estaban parcialmente inmunizadas.

Lo más dramático, sin embargo, es que mientras todas estas evidencias sobre el éxito de las vacunas salen a la luz, siguen ganando espacio en las redes sociales mentiras que tienen por objetivo alejar a los ciudadanos de las inyecciones.
Tras enfocarse en las mujeres y en los jóvenes, difundiendo datos falsos sobre aborto, cáncer y muertes supuestamente conectados a las diferentes marcas de vacunas contra el covid-19, ahora el movimiento antivacunas desinforma sobre supuestos ingredientes peligrosos que contienen las inyecciones.

Esta semana, varias publicaciones difundidas en redes sociales y en apps de mensajería difundieron que las vacunas contra el covid-19 contienen óxido de grafeno, una sustancia que sería supuestamente responsable por la magnetización del cuerpo.

Pero, como bien sabemos, las vacunas no magnetizan a nadie. Y, según diversos verificadores de datos, tampoco contienen grafeno. Lo que más preocupa es que, esta semana, los antivacunas intentaron involucrar a una universidad española en sus mentiras. Hizo falta que la Universidad de Almería publicara una nota oficial defendiendo la vacunación. Los fact-checkers españoles de Newtral y los mexicanos de Animal Político escribieron sobre esto en español. Los brasileños de Agência Lupa y Fato ou Fake lo hicieron en portugués. Y la Associated Press, en inglés.

Así que hace falta llevar a aquellos quienes todavía rechazan las vacunas los datos alarmantes y verdaderos que demuestran el riesgo que corren, además de presentarles las verificaciones que ya se hicieron sobre las vacunas contra el covid-19. Nunca es poco repetir que no es real el “reto del imán” en el brazo, que no es cierto que los CDC han reconocido miles de muertes a consecuencia de las vacunas y que desinforman aquellos que dicen que las pruebas PCR no pueden detectar la variante delta.

Solo cuando esta ecuación entre la realidad y las mentiras esté equilibrada, el país y el mundo tendrán opciones reales de librarse del covid-19.

¿Viste algún error o imprecisión? Ayúdanos a corregirlo. También queremos leer si hay algún mensaje o imagen que quieres que verifiquemos. Escríbenos a eldetector@univision.net

Aquí te contamos sobre nuestra metodología y política de corrección.

Cargando Video...
Muchos aún se cuestionan la existencia de la variante delta: no te dejes confundir

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés