null: nullpx
ViX

Por primera vez vimos cómo un agujero negro devora una estrella

Publicado 29 Ene 2020 – 01:52 PM EST | Actualizado 29 Ene 2020 – 01:52 PM EST
Comparte

La NASA pudo observar como un agujero negro supermasivo devoró una estrella. El evento, conocido como "interrupción de la marea", es un fenómeno cataclísmico que no habíamos podido ver antes.

La visualización se logró gracias al Satélite de Estudio de Exoplanetas en Tránsito (TESS) en coordinación con el Observatorio Espacial Swift Neil Gehrels.

La desintegración de la estrellas en los agujeros

Durante enero de 2019, la red de telescopios All-Sky Automated Survey of Supernova (ASAS-SN) descubrió una extraña luminosidad en un sector del universo y lo nombraron "ASASSN-19bt" para mantenerlo vigilado.

Los investigadores, encabezados por el el astrónomo Thomas Holoien, solicitaron a la NASA que la zona donde nació el fenómeno fuera monitoreada por el observatorio espacial Swift Neil y el TESS.

El satélite TESS, a diferencia de la red ASAS-SN, pudo captar la extraña estela de luz y localizó el evento en la zona de visualización sur de sus cámaras.

quote:«Los datos de TESS nos permiten ver exactamente cuándo este evento destructivo, llamado ASASSN-19bt, comenzó a ser más brillante, lo que nunca antes habíamos podido hacer», dijo Holoein en un comunicado.

Las imágenes del satélite permitieron determinar que el brillo inusual se debió a una "interrupción de la marea", fenómeno que sucede cuando una estrella se acerca demasiado a un agujero negro supermasivo y es absorbida por su enorme gravedad.

Esta fuerza de atracción, también llamada 'fuerza de marea', hace que la estrella gire en espiral hacia el fondo del agujero mientras despliega un estela luminosa circular. A medida que es devorada, la estrella también suelta polvo y otros rastros cósmicos.

quote: «Los primeros datos nos muestran que el aumento de brillo de ASASSN-19bt fue muy suave, lo que nos ayuda a decir que el evento fue una interrupción de las mareas y no otro tipo de arrebato, como el del centro de una galaxia o una supernova», comenta el colaborador Patrick Vallely en el comunicado.

Un fenómeno sin precedentes

Los científicos observaron esta interrupción de marea un observación durante unos días y descubrieron que la temperatura emanada del fenómeno cayó 50% hasta que la estrella se consumió.

El equipo de Holoein usó el sistema de datos del observatorio espacial Swift Neil para determinar la información. Las cifras indicaron una disminución de 40 mil a 20 mil grados Celsius que, para los científicos, es la caída de temperatura más rápida jamás registrada en una interrupción de marea.

El observatorio Swift Neil también reveló que la estrella devorada emitió muchos más rayos UV que rayos X, pero la razón de esto aún resulta desconocida para los astrónomos.

De acuerdo con la NASA, las interrupciones de marea son fenómenos que suceden una vez cada 10 mil o 100 mil años. El equipo de Holoein, los operadores de TESS y Swift Neil y todos nosotros somos realmente afortunados de haber coincidido con él.

También te puede interesar:

Comparte