Drogas y Adicciones

Por 10 años dio noticias sobre la crisis de opioides y esta vez le tocó a ella: su hija murió de una sobredosis

Una periodista de Dakota del Sur decidió compartir un detalle muy personal mientras daba las noticias: hace cuatro meses, su hija de 21 años falleció víctima de una sobredosis de fentanilo. Cuando se reincorporó al trabajo esta semana, compartió su historia con la audiencia para emprender su cruzada personal contra el estigma que rodea a la adicción.
8 Sep 2018 – 8:03 PM EDT

El día que Angela Kennecke supo que su hija de 21 años había muerto de una sobredosis por fentanilo, la presentadora de televisión había entrevistado a tres familias que habían perdido a sus hijos a causa de la epidemia: “ Puede ocurrir en cualquier familia, a la hija de cualquiera. No sabes a dónde ir y está muy estigmatizado, es difícil hablar con otra gente sobre esto”.

Hablar sobre este estigma y la dificultad de encontrar ayuda es justamente lo que busca al compartir su historia. Durante diez años, se dedicó a informar en KELO, la emisora local de la cadena CBS, de las sobredosis que se llevan por delante cada día a 142 personas en Estados Unidos.

"Estoy lanzando una petición personal para terminar con el estigma que rodea la adicción y pedir acciones para terminar con la crisis de los opioides", escribió Kennecke en su cuenta en Twitter.


Los opioides son sustancias derivadas de la semilla de la amapola. Actúan en el sistema nervioso para aliviar el dolor; su uso puede generar dependencia física y adicción. Aunque existen distintos tipos, todos tienen una composición química similar: desde pastillas recetadas por el médico como la hidrocodona, la oxicodona, la morfina y la codeína, opioides sintéticos como el fentanilo o drogas ilegales como la heroína

De ellos, uno de los más peligrosos es el fentanilo, cuya potencia es entre 50 y 100 veces mayor que la de la morfina. Esta es la sustancia que acabó con la vida de su hija Emily (el cantante Prince también falleció como consecuencia de una sobredosis fatal de esta droga). De acuerdo con el forense, tenía seis veces más de lo que se consideraría una dosis terapética de fentanilo. “La mató instantáneamente”, explicó Kennecke.

La presentadora sabía que su hija estaba consumiendo alguna sustancia, pero ignoraba exactamente cuál. Su esposo y ella habían contratado a una persona experta en adicciones para que comenzase un tratamiento, pero no llegaron a tiempo. “Nos encontramos un sábado y la intervención estaba planeada para el sábado siguiente. Mi hija murió en un miércoles. No tuvimos oportunidad de ayudarla de verdad”.

Cuando supo la causa de la muerte se quedó en shock. “Que mi hija estuviera usando heroína y agujas, mi preciosa hija, tan privilegiada, con todas las oportunidades para una vida buena, que hubiera tomado esta dirección...”, señaló la periodista. “Era increíble pensar en eso. Escribo para vivir todos los días, pero no hay palabras para describir la devastación que siento ante la muerte de mi hija. No hay nada que se le aproxime para describir la tristeza, la pérdida ante lo que podría haber sido”, señala.

"Es suficiente con que una persona me escuche"

Ahora su objetivo es ayudar a otras personas: “Estoy siendo muy vulnerable y abriéndome a la audiencia como nunca antes porque solo con que una persona me escuche, es suficiente, con evitarle el dolor a una madre como yo”.

¿Cómo puede ser que no se enterase de lo que le estaba pasando a la joven? A pesar de que es una periodista de investigación (“no me considero una ingenua", señala), Emily fue capaz de ocultar lo que le estaba pasando a su madre. “Creo que no quería que sus padres se sintieran avergonzada de ella".

El número de muertes por sobredosis relacionadas con opioides se ha cuadruplicado en Estados Unidos desde 1999, indican los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Entre 2000 y 2015 más de medio millón de personas falleció por esta causa y se prevé que este este año haya un repunte. Actualmente las sobredosis de droga causan más muertes que los accidentes de tránsito y las armas de fuego.

¿Cómo combatir esta epidemia nacional? Kennecke advierte de que a esas edades los amigos tienen mucha más influencia que los padres. Su principal consejo para que otras familias eviten esta tragedia es este: por encima de todo, dice, “confía en tus instintos”.

En fotos: ¿Cómo se llegó a una crisis de salud pública tan grande por los opioides en EEUU?

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:OpiáceosSalud
Publicidad